Neymar, presentado en el Barcelona

Neymar Barcelona

Neymar ha sido hasta ahora, amén de los traspasos de entrenadores como Guardiola, Mourinho, Pellegrini o Rafa Benítez, el gran traspaso producido por uno de los clubes grandes del continente europeo, y es por eso que la expectativa en el Camp Nou por su presentación en las últimas horas era realmente impresionante, al punto de que sus primeros toques al balón con la elástica culé, los produjo en presencia de unos 50.000 aficionados que colmaron el estadio.

Lo primero que se debe destacar en este sentido es, de hecho, que Neymar se mostró a lo largo de todo el lunes bastante más tímido y humilde de lo que se podría haber esperado para alguien que es toda una celebridad en la televisión brasileña, y que evidentemente no tiene ningún tapujo a la hora de mostrar sus condiciones con la redonda en los pies.

Fue muy emocionante ser aplaudido y emocionado. Me ha costado no llorar. Desde niño he soñado con ello”, fueron las primeras palabras de Neymar acerca del recibimiento que el Barcelona le propició en conjunto, antes de deshacerse en elogios para con muchos de los que serán sus futuros compañeros, y especialmente en el caso de Leo Messi, al que siempre ha calificado como “el mejor jugador del mundo”.

Luego, sobre la decisión que debió tomar en su momento entre el propio Barcelona y el Real Madrid, el joven destacó que “Madrid y Barça son dos grandes clubes y me encantó que me quisieran los dos, pero mi corazón estaba con el Barça. La decisión fue en familia. Nunca nos movimos por el dinero. Mi padre lo sabe. Él me llevó desde niño. Decidir con el corazón es ir donde él te dice”.

También te puede interesar:   El Real Madrid se mete en cuartos de Champions

De hecho, como quedó claro luego de las especulaciones realizadas en algún momento, Neymar tuvo en los últimos meses una profesora de catalán a disposición, de forma que puedo expresar algunas de sus ideas en este idioma ante los miles de espectadores que ahora esperarán que lo más importante, su rendimiento en el campo, sea igual de promisorio que su presentación.