La Ucrania de Shevchenko derrota a Suecia

Ucrania y Suecia han disputado hoy su primer partido en la Eurocopa de fútbol 2012, a pesar de partir como favorita la selección de Suecia ha caido derrotada por Ucrania, anfitriona del evento, por 2 – 1. El partido, perteneciente al Grupo D, se ha mostrado igualado ante el juego de las dos selecciones. Un revivido Shevchenko iluminó el partido con dos goles que llevaron a la selección ucraniana a alzarse con la victoria.

El partido se jugó en Kiev ante la mirada de miles de compatriotas ucranianos jaleando y animando a su selección y un público sueco condenado a aceptar su minoría. La primera parte estuvo mermada por la capacidad defensiva de los dos equipos, hubo unas cuantas opciones de gol por parte del equipo ucraniano en las que destacaron los ataques por las bandas de Yarmolenko y Konoplyanka. Un inesperado Shevchenko, el cual no estaba dentro de las apuestas, iba creando espacios y oportunidades en la zaga sueca. Suecia también creó un par de oportunidades basándose en su estrella Ibrahimovic, el resto del equipo estuvo casi desaparecido.

En la segunda parte Ibrahimovic salió un poco mas retrasado que en la segunda parte, estratagema que aprovechó para ganarse la espalda de la defensa y firmar en el minuto 52, su primer gol en esta Eurocopa 2012 a pase de Kallstrom. Un gol que, al contrario de decepcionar al equipo rival, lo motivó hasta buscar la victoria.

En sólo 7 minutos llegó la revolución ucraniana en el partido. Shevchenko se vistió de campeón tras años de desaparición dirigió a su equipo a la victoria con dos tantos. El primero, en el minuto 55, tras un centro de Yarmolenko. El segundo, el que causó la euforia del graderío ucraniano, fue en el minuto 62 en el que un rejuvenecido Shevchenko anotó un gran gol de cabeza.

También te puede interesar:   El Balón de oro tendrá 5 finalistas este año

El resto partido cayo de parte de Suecia, pero sin acierto. Al final, la selección ucraniana acabo pidiendo la hora en este partido tan igualado que será recordado como el día en el que una vieja estrella eclipsó a otra.