El Valencia de Unai Emery se ha complicado su pase a octavos de final de la Champions League. Aunque todavía quedan tres partidos de la fase de grupos, la derrota de ayer frente al Bayer Leverkusen deja a los Ches en una situación bastante complicada.

No es nuevo, en competición europea si perdonas, lo acabas pagando. Eso fue lo que le paso al Valencia de Unai Emery en el BayArena de Leverkusen. Tras una primera parte para enmarcar, donde fueron netamente superiores a su rival, solo consiguieron un tanto, el marcado por Jonas. Los Ches pudieron haber aumentado la diferencia en el marcador, ocasiones no les faltaron, pero la ausencia de puntería no les permitió cerrar un partido que en la segunda parte tuvo otra cara.

Los alemanes vieron que podían remontar. En casa y con el arropo de su afición, los de Robin Dutt desafiaron todos los pronósticos de fútbol y con un gran tanto de André Schürrle y una contra de manual bien definida por Sidney Sam dejaron sin premio a un Valencia que se volvió a España con las manos vacías y consciente de que la fase eliminatoria esta cada vez más lejos.

Los de Emery necesitan un favor del Chelsea, equipo que está llamado a pasar a octavos como líder del Grupo E. En estos momentos solo cuentan con dos puntos y necesita vencer al Leverkusen en casa y que los Blues de Torres y Mata hagan lo mismo frente al conjunto alemán durante la penúltima jornada.

También te puede interesar:   Adebayor ficha por el Manchester City