Estoy muy cansado, agobiado, estresado, ¡necesito parar el ritmo de mi vida ya! En este momento solo deseo una cosa, ¡no hacer nada!

Este fue el comentario que le hice a mi amigo Luis ayer, y su respuesta fue, ‘pues vete de vacaciones’. Pero no me convence la idea, porque yo no necesito vacaciones, con sus excursiones, sus guías de viaje, yo necesito descansar.

Me dijo mi amigo, ‘yo vi en la tele ayer un sitio que es ideal para ti en este momento’.

Empezó a hablar y a contar de ese lugar, y me convenció. En menos de 15 minutos tenia las maletas hechas y en una hora estaba en el aeropuerto.

Llegue a mi destino, Bangkok, en el pueblo costero de Hua Hin. ¡Que hermoso paraíso terrenal!

Me reciben dos azafatas locales, con ropa típica del lugar. Me dan la bienvenida y me llevan a mí ‘pabellón’, que es como denominan a cada casa del predio. Son una especie de pequeños palacios, decorados al estilo Tahi, muy oriental, todos formados alrededor de un Lago Central.

Una vez instalado me llevan a una sala, donde me esperan dos médicos, para pasar una consulta y decidir cuál es el tratamiento que más me conviene, y también el que más me apetece.

Aquí la gente viene a relajarse, y sobre todo a equilibrar su cuerpo. El mío de momento está muy desequilibrado, como una balanza con un elefante por un lado y un ratón por el otro.

Las preocupaciones, los problemas, pesan mucho más que la serenidad o relajación en mi cuerpo. A eso he venido, a mejorar, a encontrar la paz interior que me hace falta.

También te puede interesar:   Millonarios hoteles de lujo en el Vaticano

Los métodos que me ofrecen en Chiva Som, es el nombre del balneario, son variados, desde masajes al estilo tailandés antiguo, Yoga, Tai Chi, hidroterapia, acupuntura, o Reiki. Si los doctores entienden que es mejor para equilibrar mi cuerpo que suelte adrenalina, tengo un entrenador personal para realizar fitness o natación.

Todas estas actividades realizadas bajo las impresionantes vistas del Golfo de Tailandia, seguro que surgen efecto.

Al final volví a casa siendo otra persona. Es verdad que los problemas siguen estando, y las preocupaciones y los agobios también…pero con el equilibrio cuerpo-alma-espíritu, todo es más fácil llevar. Les recomiendo abiertamente el Chiva Som.

Fuente: chiva som