Cómo evitar los excesos durante la Navidad: Claves para unas fiestas saludables

La Navidad es una de las épocas más esperadas del año. Las luces, los villancicos, los reencuentros con familiares y amigos… Sin embargo, esta temporada también es sinónimo de grandes banquetes y excesos culinarios que pueden afectar nuestra salud y bienestar. Si bien es normal querer darse ciertos gustos durante las festividades, es posible disfrutar sin caer en desmedidos excesos. Aquí te dejamos algunas recomendaciones para tener unas fiestas saludables y equilibradas.

1. Planifica con Anticipación

Antes de que lleguen las fechas señaladas, organiza un menú que incluya opciones saludables. Añade ensaladas, proteínas magras y postres ligeros. No se trata de evitar por completo las delicias navideñas, sino de complementarlas con alternativas más saludables.

2. No Te Saltes las Comidas

Un error común es pensar que, si no comes durante el día, podrás disfrutar más en la cena. Esto solo provoca que llegues con un hambre voraz y te excedas. Es mejor comer pequeñas porciones a lo largo del día para controlar mejor el apetito en la cena.

3. Porciones Controladas

Opta por platos más pequeños para servirte, esto te ayudará a controlar las porciones. Es preferible repetir después de haber terminado, que llenar el plato en exceso desde el principio.

4. Bebe Agua

El agua debe ser tu principal aliada. Ayuda a mejorar la digestión, a sentirte saciado y a mantenerte hidratado, especialmente si consumes alcohol.

5. Cuidado con las Bebidas Alcohólicas

Si bien el vino y el cava son protagonistas en estas fechas, es importante consumir con moderación. Alterna con agua y evita cocteles con alto contenido calórico.

6. Mantente Activo

Aunque es una época de descanso, no olvides la importancia de moverte. Sal a caminar, juega con los niños o incluso baila al ritmo de los villancicos. Estas actividades ayudarán a compensar algunas calorías extra.

7. Elige Snacks Saludables

En lugar de picar turrones y polvorones todo el día, opta por frutos secos (sin sal), frutas o snacks ligeros. Así, cuando llegue la hora de la cena, no habrás consumido un exceso de calorías previamente.

8. Disfruta Consciente

Más allá de la comida, la Navidad es una época para disfrutar de la compañía, compartir y crear memorias. No pongas toda tu atención en la comida, sino en las personas que te rodean.

9. Retoma la Rutina

Después de las fiestas, es crucial retomar tus hábitos alimenticios y de ejercicio. Si te excediste un día, no te culpes; simplemente regresa a tus rutinas saludables.

Conclusión

Disfrutar de la Navidad no significa renunciar a los placeres culinarios de la temporada, pero sí implica hacerlo de manera consciente y equilibrada. Con estas recomendaciones, podrás gozar de las festividades, cuidando al mismo tiempo tu salud y bienestar. ¡Que tengas unas felices y saludables fiestas!

Sobre el autor

Scroll al inicio