El Español dejó vivo al Barcelona en un encuentro que fue superior en el primer tiempo y que se conformó y bajó la intensidad en el segundo tiempo, mientras que un desdibujado Barcelona tenía el pensamiento más en el partido de la Champions que en el de Cornellá, a pesar de todo, el punto es bueno, porque sigue puntuando.

Pochettino sorprendió a todo el mundo, incluido al Barcelona, mandando a su equipo arriba, a presionar el saque de Víctor Valdés, no le dejaba sacar a los centrales, de hecho gracias a esa presión pudo robar dos o tres balones con mucho peligro, pero que el portero azulgrana volvió a demostrar su grandeza, de hecho sino fuera por él, el marcador se hubiera estrenado, sobretodo en la última jugada donde Callejón le puso el balón a Osvaldo y éste no pudo batir al portero rival, que despejó el disparo y desvió el balón al palo.

En el segundo tiempo la intensidad fue a menos, los jugadores y el público bajaron la presión y encima la segunda tarjeta que el árbitro mostró a Daniel Alves también enfrió el partido, además el Barcelona se vino algo más arriba y pudo coger el balón, sin mucha profundidad, mientras que el Español se fue atrás a defender el empate a 0.

También te puede interesar:   ¿Qué pasa con Sergio Ramos?