Desde tiempos inmemoriales, las reuniones con amigos, los deseos de buenos augurios y los buenos negocios se sellan con un brindis. El choque de copas es un ritual que encierra una serie de significados  asociados a la prosperidad y al triunfo.

Como es de público conocimiento, el brindis se lleva a cabo entre un grupo de gente reducida (o no), que forma parte de nuestra esfera de amigos y familiares.

Pero el verdadero detalle de lujo, lo otorga la bebida seleccionada para tal momento. En el día de hoy, la sugerencia es el champagne Cuvée Belle Epoque de las bodegas Perrier-Jouet.

Este elegante y exquisito benjamín de la casa Jouet, se produce con la uva Chardonnay y si bien es consumido a nivel local, la gran mayoría de sus ejemplares son exportados a los paladares más exquisitos del mundo entero.

El costo de esta  distinguida bebida no sale de lo exclusivo, pues cada botella de este magnífico champagne asciende a los mil euros.

Una verdadera propuesta de glamour y exclusividad que sirve tanto para los mencionados brindis, como para agasajar a personas de nuestro entorno más próximo en ocasiones especiales. Regalos de cumpleaños, un premio al mejor cliente o, por qué no, un regalo para uno mismo, son algunas de las excusas ideales para descorchar esta propuesta de Perrier- Jouet.

Las bebidas son y serán siempre un símbolo de distinción en tu mesa. Las grandes bodegas abren sus catálogos a los paladares más exigentes, para deslumbrar con sus sabores.

 

También te puede interesar:   Cenas de lujo a domicilio