Si creías haberlo visto todo y pensabas que no podía existir nada más extraño, te vamos a proponer una estancia distinta y sin perder el lujo y la comodidad que siempre ha sido buscando en tus escapadas de fin de semana.

Te enviamos directamente a Inglaterra para que descubras un lujoso hotel que fue una antigua prisión en el pasado. Una experiencia entre barrotes, puertas acorazadas y corredores pero con el encanto de tener libertad permanente para hacer turismo o pasear por sus alrededores. Esta cárcel no tiene toque de queda y está a tu disposición situ bolsillo te lo permite.

El hotel Malmaison Oxford Castle, está situado en la ciudad de Oxford, muy relevante en todo el mundo por su famosa universidad junto a su vecina y siempre contrincante Cambridge. La ciudad tiene un encanto especial para pasear, disfrutar de sus calles, castillos y la niebla que hace de este entorno algo especial.

El hotel prisión Malmaison está a unos minutos a pie del centro histórico de la ciudad y su ubicación permite que sea óptima para realizar caminatas por los alrededores o disfrutar de una copa de vino en su restaurante respirando lo que en su día fue una prisión ya que hace menos de dos décadas sus huéspedes eran bien diferentes a los actuales.

Las habitaciones disponen de toda comodidad y detalle para que tu estancia tenga toques agridulces ya que a pesar de ser un hotel de lujo, la decoración y las luces dan esa sensación de prisión que es por lo que se caracteriza este establecimiento hotelero y es la razón por la que sus clientes acuden aquí incluso repitiendo la experiencia por ese concepto no convencional.

También te puede interesar:   La marmota Tymko pronostica que España caerá en cuartos de final de la Eurocopa de fútbol

Fuente: tripadvisor