Noche mágica en New Jersey

los bases.

La misma noche que Jason Kidd igualaba al mítico Wilt Chamberlain con 78 triples-dobles; Steve Nash conseguía su mejor anotación como profesional (42 puntos); los Suns y los Nets pulverizaban el electrónico del East Rutherford dejándolo en un 161-157. Todos los que lo pudieron ver: soñaron despiertos con el deporte de la canasta.

Dos prórrogas hicieron falta para concretarse el grandioso espectáculo de la madrugada del jueves entre Phoenix Suns y New Jersey Nets. Pero es que los tanteos en el tiempo reglamentario fueron espectaculares: 30-29; 34-29; 28-32 y 41-43.

El triple-doble número 78 de Jason Kidd no fue suficiente para que su equipo, que además jugaba en casa, se llevara la victoria. Un triple-doble en baloncesto consiste en conseguir 2 dígitos en 3 estadísticas distintas. Normalmente suele conseguirse en puntos-rebotes-asistencias. En Europa y en liga ACB no son muy habituales, debido a un distinto baremo en cuanto a las asistencias.

El veterano Jason Kidd terminó el partido ante su ex-equipo con números de videojuego: 38 puntos, 14 rebotes y 14 asistencias. Pero es que su rival en el puesto de base, el canadiense Steve Nash no se quedó atrás: 42 puntos (6-7 en triples) y 13 asistencias. Si tuviéramos en cuenta que cada asistencia es como si valiera dos puntos de un compañero: Nash aportó 68 puntos al equipo de Phoenix.

Además, el base y actual MVP de la competición, anotó un triple espectacular con un jugador encima y cayéndose para forzar la primera prórroga a falta de 1´3 segundos para finalizar el choque. Kidd por su parte falló en los momentos clave: erró el tiro que podía romper la igualdad al finalizar el primer tiempo extra; y se botó el balón en el pie cuando podían empatar en el segundo.

Los Suns empiezan a ser los que eran, con Amare Stoudemire recuperado; Leandrinho Barbosa como “francotirador”; y Steve Nash y Boris Dias en plan estelar. Continúan así una racha de ocho triunfos consecutivos.

Ir arriba