El principado de Mónaco se ha convertido en la ciudad más cara del mundo arrebatándole este título a Londres, los pisos de lujo más caro ya no se encuentran a las orillas de Támesis, ahora para encontrarlos hay que ir a Mónaco.

La característica que logran hacer de Mónaco un atractivo reclamo para las mayores fortunas del mundo se basa fundamentalmente en que este pequeño país no graba impuestos sobre la renta de sus habitantes, lo cual lleva a que grandes magnates cuyas empresas residen en el extranjero fijen como residencia el Principado Monegasco

Uno de los mayores eventos que reúne a un mayor número de personajes famosos y  a las mayores fortunas de Europa es el baile de la Rosa.

Este magno acontecimiento se celebra anualmente, este año y por primera vez  los tres hijos mayores de la princesa Carolina De Mónaco,  Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi han sido los encargados de dar comienzo a este evento benéfico que se celebra desde 1964.

Este año y tras la muerte del Príncipe Rainiero y el fallecimiento de su hermana la princesa Antoniette el evento se vio deslucido, a él no asistieron el Príncipe Alberto ni sus hermanas Estefanía y Carolina ni la prometida de este primero, Charlene Wittstock.

Así pues fueron los tres jóvenes los encargados de dar comienzo a las celebraciones, a todas luces más deslucidas y tristes de la historia del evento.

El evento se celebra en el Sporting Club de Montecarlo , allí hizo su aparición Carlota junto a sus hermanos, ella vestía un traje negro de la firma Lanvin, una vez más hizo de notar que es una digna heredera de la belleza de su madre y como no de su abuela la princesa Grace Kelly. Una vez los asistentes estuvieron acomodados Carlota fue quien leyó el discurso de inauguración del baile de la Rosa.

También te puede interesar:   Bling Ring, un espectacular móvil de lujo

Fuente: la voz libre