En este Tour de Francia se está viendo una pareja que está brillando por encima del resto porque a pesar que ninguno de ellos posee el maillot de líder están dando espectáculo en cada subida y en cada descenso, porque ellos quieren dar guerra hasta en el último kilómetro.

Contador está siempre atento al estado de Samuel Sánchez, le avisa cuando va a atacar y cuando se va a lanzar a tumba abierta al descenso,y el asturiano responde a la perfección, aunque le falta una pequeña fuerza para estar al nivel del madrileño.

Mañana se espera que los dos ciclistas se vayan para arriba y consigan abrir hueco, porque la responsabilidad atrás se la van a dejar a los hermanos Schleck, que parecen no estar excesivamente fuertes cuando la carretera pica hacía arriba y de un Cadel Evans que hasta el momento se le ha visto muy fuerte y parece que es el máximo candidato para ganar el Tour de Francia.

También te puede interesar:   Hasta el Mont Ventoux no habrá espectáculo