Una antigua y malévola inmortal está despertando en Manhattan para reclamar a su hijo, el arcángel Rafael. Sólo una cosa se interpone en su camino: Elena Devearux, una cazadora de vampiros, convertida en ángel y consorte de uno de los arcángeles más poderosos del mundo. La tercera novela de la serie de “El Gremio de los Cazadores” recoge la esencia y los personajes de las dos novelas anteriores: El Ángel caído y El beso del arcángel. La cazadora de vampiros “Ellie” y el arcángel Rafael, han vuelto a Nueva York sólo para enfrentarse a una terrible amenaza.

Las señales del mal están por todas partes: una inusual ola de asesinatos perpetrados por vampiros asola Manhattan, inexplicables tormentas oscurecen el cielo, la tierra tiembla compulsivamente y el arcángel cayó presa de una rabia incontrolable… Todas las señales invitan a pensar que un ser terrible y milenario está a punto de despertar. Los vientos susurran su nombre: Caliane. Rafael y sus arcángeles tienen poco tiempo para encontrarla y evitar que consume su venganza. Porque cuando los ángeles se vengan, los inocentes pagan el precio más alto de todos.

Por fin, en esta última entrega de la saga descubrimos muchos secretos de los ángeles, los vampiros y como no, los humanos. Siempre se han planteado las teorías de los vampiros con sed de sangre, pero cuando se plantea una trama donde estos no son más que esclavos de sus amos y creadores, los arcángeles, la sangre no corre sólo por unos colmillos, sino que puede llegar a cubrir una ciudad entera o incluso el mundo entero.

La moraleja de la historia es la necesidad de la humanidad, no como género o especie, sino como esencia. Los seres inmortales han perdido su humanidad en el transcurso de su vida más allá de la vida mortal. Esto es lo que representa el Ellie, la humanidad que se abre paso en el corazón de un ser que hasta entonces tenía el corazón helado y ahora confía sus secretos y su esencia natural al sentimiento de unión y la necesidad de conexión. Gracias a esta humanidad, lo que podía haber resultado una tragedia de magnitudes catastróficas queda en un stand-by.

También te puede interesar:   La bailarina, de Ogai Mori

Encontraréis más ironía y un desarrollo coherente de la historia y muchos personajes odiosos como en Jeffrey acaban no siéndolo tanto, y otros como Dmitri o Veneno siguen en su línea y otros como illium o Jason cada vez se muestran más humanos. La pregunta es: ¿realmente todo lo que sucede es culpa de Caliane?

Novela ligera, donde reina la lealtad, el honor, el poder, el amor sin dejar de lado la crueldad que reina en el mundo y la necesidad de impartir justicia, ya sea angelical en humana.