La historia de Juan Carlos Navarro puede ser increible, porque el escolta del Barcelona llegaba a este mundial como un jugador a la baja, una estrella que poco a poco se va apagando con el paso del tiempo, y es que en los medios de comunicación se oía mucho la aportación que podía dar jugadores como Ibaka, Ricky Rubio o la explosión definitiva de Marc Gasol o Rudy Fernández, pero parecía que de la Bomba no se comentaba nada.

De hecho, el inicio de este Eurobasket no fue el mejor para él, poca aportación en ataque y un poco perdido en defensa, aunque como siempre, su puntos hacía en cada partido, incluso, en el encuentro ante Turquía, donde Pau Gasol estuvo en el banquillo por culpa de su tobillo, se esperaba que tirara del equipo, pero no ocurrió.

El capitán de la selección española se esperó al último momento a resurgir, cuando perder un partido te deja fuera de la lucha por las medallas, apareció este crack del baloncesto para hacer dos partidos para la historia. Juan Carlos Navarro fue más bomba que nunca, no cogió responsabilidad de base, sino que dejaba atrás a sus defensores una y otra vez, para anotar canastas.

Al final, el reconocimiento estuvo claro, la organización le dio el MVP como mejor jugador, pero no sólo ellos reconocieron el trabajo, sino que todos sus compañeros, incluido Pau Gasol, gritaron esa palabra y posteriormente, abrazaron a su compañero.

Grande Juan Carlos Navarro, o tengo que decir, simplemente eres una Bomba!

También te puede interesar:   Carlos Sastre, ¿cagón o precavido?