Sin lugar a dudas, el distintivo de la marca súper reconocida, Chanel, es una elegante flor de camelia.

Quienes entienden acerca de la historia de la firma, aseguran que la misma se debe a la representación icónica del carácter de la siempre bien recordada Cocó Chanel, el cual parece que era algo enigmático, un contante sugerir sin mostrar… la clara exposición de la sensualidad.

Las joyas Camelia de Chanel se identifican con este estandarte, el cual despliega todo el encanto y la majestuosidad de la flor y sus secretos.

Una de sus variantes es Camelia Sculpté cuyos colores básicos los tributan materiales como por ejemplo el ónice y la calcedonia. El trabajo se halla ornamentado con oro blanco y diamantes, materiales que también determinan los detalles de acabado.

Una segunda propuesta la compone Camélia Ajouré, una joya totalmente constituida en oro amarillo, con un diseño ágil y elegante. Como la misma Cocó, misteriosa en su constitución misma.

Por su parte, Fil de Camélia, es una colección de esas con las que resultará imposible pasar desapercibida. Conformada totalmente en oro blanco, con detalles en zafiro rosado y perlas, parece ser la propuesta ideal para engalanar una noche de romance.

Con el detalle de los ajustes precisos, aquellos que una joya requiere para convertirse en una obra de arte, los destellos de la marca Chanel, son privilegios para ciertas damas. Un elegante detalle con esbozos del talento y el torbellino de emociones que solamente Cocó, podía despertar, inspirando esta colección de lujo.

Fuente: Chanel

 

También te puede interesar:   Lujo Sony Ericsson a pesar de la crisis