Egipto ha sido siempre un país que ha llamado la atención de los turistas, aunque en los últimos años, el número de personas que visitaban el país había descendido considerablemente por culpa de la “primavera árabe” y los atentados terroristas en el país. Parece que poco a poco vuelve a repuntar el turismo en ese país, situación que coincide con el estreno de la obra de teatro “Muerte en el Nilo” el próximo 17 de enero en el Teatro Amaya de Madrid.

Adaptación de la novela de Agatha Christie

“Muerte en el Nilo” es una de las más populares novelas de Agatha Christie, publicada en 1937 y de la que se hizo una también célebre versión cinematográfica en 1978 protagonizada por Peter Ustinov, David Niven, Mia Farrow, Bette Davis y Michael York entre otros… Ahora se estrena una nueva versión en teatro dirigida por Víctor Conde y con Pablo Pujol, Adriana Torrebejano, Fernando Vaquero, Ana Rujas, Ana Escribano, Miquel García Borda, Sergio Blanco, Lorena de Orte, Paula Moncada y Dídac Flores como protagonistas. Por cierto, La Fox está preparando también un remake cinematográfico para ese mismo año.

La obra trata el asesinato de una joven rica durante un viaje en crucero por el Nilo. Un asesinato frío y sin explicación aparente.  Durante ese viaje, se suceden nuevas muertes, apareciendo pruebas con las que descubrir al asesino. Su protagonista es el célebre detective Hércules Poirot. Se trata de una revisión contemporánea de un imaginario clásico, presentándolo a través de una dramaturgia revisada, una puesta en escena actual, música, canciones, coreografía escénica y proyecciones.

También te puede interesar:   Los cinco hoteles más costosos de Madrid

Auge del turismo

Coincidiendo con su estreno y en vísperas de FITUR, la feria de turismo internacional que tiene lugar del 23 al 27 de enero en Madrid, se han conocido las cifras provisionales del turismo en el país de los faraones que intentan recuperar las del 2010 (14.731.000 millones de turistas) antes de la llamada “primavera árabe” que revolucionó varios países del norte de África e hizo caer vertiginosamente su turismo y que, en el caso de Egipto, se vio agravada por varios atentados terroristas, especialmente el de un avión de pasajeros ruso en octubre de 2015, en el que fallecieron 244 personas. Las previsiones indican que en 2018 Egipto habrá conseguido entre 10 y 11 millones de turistas, un incremento considerable sobre 2017 cuando se llegó a los 8 millones y fue un éxito ya que registró el mayor incremento anual de turistas en 2017, según los datos de la Organización Mundial de Turismo.

Los atractivos turísticos más conocidos en Egipto son las pirámides y templos, buen clima para todo el año, aguas trasparentes y fondos marinos en el Mar Rojo o sus magníficas instalaciones, hay que añadirles nuevas iniciativas. Hamdi Zaki, egiptólogo y antiguo director durante muchos años de la Oficina de Turismo de Egipto en España, comenta que “el Papa Francisco acaba de autorizar la nueva Ruta de la Sagrada Familia en Egipto, lo que está atrayendo turismo religioso de todo el mundo, en la misma línea, el presidente egipcio Al Sisi y el Papa copto Tawdrod han inaugurado hace pocos días la catedral más grande de Oriente Medio. Además casi cada día hay descubrimientos arqueológicos importantes, varios de ellos protagonizados por equipos españoles y las obras del nuevo Museo Egipcio en El Cairo avanzan a buen ritmo”.

También te puede interesar:   Ocho predicciones sobre los viajes en 2018 según el portal Booking

Tras 15 años de trabajos, su inauguración en 2020 lo convertirá en una realidad por la que se podrá pasear y maravillarse con las 45.000 obras de arte que planea exhibir. Atención al dato, porque de ellas, 25.000 nunca antes habían sido expuestas. Además, y para que el atractivo sea aún mayor, 5.000 piezas proceden de la tumba de Tutankamón.

Para que todo sea más fácil para los turistas en Egipto, las autoridades se ha propuesto acabar con una de las torturas más habituales de los turistas que peregrinan por el país, el acoso al que les someten los comerciantes. Una reforma legal, recién aprobada por el Parlamento egipcio, multará a quienes “acosen a los turistas en museos y sitios arqueológicos con la intención de mendigar, ofrecer o vender un servicio o bien”.