Durante la celebración del CES 2019 en Las Vegas, la compañía LG ha presentado la primera televisión enrollable del mundo. Se trata del LG Signature OLED TV R modelo 65R9, que lo hace posible gracias a introducir una variable nunca antes planteada, la forma. Un avance en el campo de estos dispositivos que está marcado a ser el futuro en el mundo de las televisiones.

Desde el inicio de la era moderna, el tamaño de las pantallas de los televisores ha ido creciendo consistentemente y de forma paralela al aumento de su resolución y a la demanda de los usuarios, que pedían cada vez una experiencia más inmersiva. Sin embargo, cuando estos mismos usuarios apagaban el televisor, lo único que quedaba era un gran rectángulo negro dominando la habitación. En esta carrera por atender las demandas de los consumidores, ni siquiera los televisores más avanzados conseguían ofrecer el nivel de contraste o de profundidad de color que se pedía a la industria. Mientras tanto, y en un esfuerzo por hacer de los televisores unos elementos menos visibles, los fabricantes entraron en una competición por la pantalla más fina y lo menos intrusiva posible.

LG ha sido la empresa encargada de cambiar el concepto actual de televisión, focalizando su esfuerzo en la simplicidad y la elegancia de la pantalla. Así vio la luz su modelo conocido como la televisión de papel con el que se demostró que una televisión puede destacar en rendimiento, sutileza y belleza. Ahora con su modelo enrollable, se puede conseguir que la televisión desaparezca pulsando un único botón.

Cambiamos las reglas de juego

Efectivamente, un televisor OLED enrollable cambia totalmente las reglas del juego y libera a los usuarios de las limitaciones propias de una pared; a la vez, les impulsa a construir y diseñar su espacio personal en el que ya no necesitan bloquear una zona exclusivamente para cuando decidan ver la televisión. El nuevo LG SIGNATURE OLED TV R tiene tres opciones físicas y de visionado (vista completa, vista cerrada y vista en línea), y ofrece a la vez a los usuarios infinitas posibilidades de disfrutar de su televisor, imposibles si quiera de imaginar antes de la llegada de la tecnología OLED.

También te puede interesar:   Importante cámara de 5 mega píxeles en el móvil LG KC550

Su vista completa garantiza una experiencia de visionado en gran pulgada y con un contraste, profundidad y realismo completos. A todo esto hay que sumarle una calidad de sonido y de imagen potenciados por Inteligencia Artificial y la segunda generación del procesador inteligente Alpha.

Por si lo dicho fuera poco, los usuarios tienen la posibilidad de gestionar Amazon Alexa con su propia voz, además de utilizar AirPlay 2 y HomeKit de Apple. Gracias a esto, los usuarios podrán reproducir vídeos desde iTunes, o música, o ver sus fotos directamente desde cualquier dispositivo Apple.

Una vez cerrado, sus 65 pulgadas se quedan ocultas en su base. Aún así, los usuarios pueden disfrutar de música o de otros contenidos de audio con máxima calidad gracias a su sistema Dolby Atmos de 100 W frontales y 4.2 canales.