La primera gran ola de frío del invierno está haciendo acto de presencia. Esto trae consigo una bajada importante de las temperaturas, con vientos y heladas importantes. Todo esto influye negativamente a la hora de ponernos en carretera. De hecho, esta época del año es cuando se producen un mayor número de accidentes de tráfico debido a las inclemencias del tiempo, y más concretamente, por las temidas placas de hielo que se forman en la carretera.

Para que los conductores puedan circular de forma más segura cuando se encuentren en su camino con las placas de hielo, la Escuela de Conducción de ALD Automotive ha lanzado una serie de interesantes recomendaciones pensadas en todas aquellas personas que tienen que ponerse el volante en estas situaciones.

Circular con marchas largas

Con las placas de hielo, los neumáticos del vehículo pierden adherencia a la calzada, por lo que es muy importante circular con marchas largas, ya que evitan un exceso de potencia que podría hacer patinar las ruedas.

Realizar maniobras suaves

Es muy importante conducir siempre con suavidad, tanto a la hora de realizar giros con el volante como a la hora de pisar los pedales del acelerador o freno. En aquellos casos en los que perdamos el control del vehículo, lo mejor es que el coche se deslice por la placa sin que aceleremos, frenando suavemente para evitar el bloqueo de las ruedas. Seguiremos así hasta conseguir recuperar la adherencia. Si resulta imposible, lo que debemos hacer es girar el volante en el sentido contrario al que apunte el morro del vehículo.

También te puede interesar:   El Accord nipón: Honda Inspire y Inspire Modulo Concept

Evitar las marcas de rodadura

Otra de las cosas que recomiendan es que nos alejemos de las marcas de rodadura de otros vehículos. Esto es debido a que esas zonas son propensas a acumular agua, y si lleva tiempo sin pasar ningún vehículo por ellas, lo más probable es que se hayan formado nuevas capas de hielo.

Aumentar la distancia de seguridad

El hielo es un gran enemigo a la hora de frenar el coche. Las placas incrementan considerablemente la distancia de frenado. Para evitar choques con los vehículos que circulan delante nuestra, es recomendable aumentar la distancia de seguridad entre ellos para tener tiempo de reacción ante cualquier imprevisto.

Acondicionar el vehículo

La última de las recomendaciones hace referencia a tener nuestro vehículo adaptado a la época del año en la que estemos. En este sentido, en invierno es necesario comprobar que los neumáticos están preparados para rodar por calzadas a muy bajas temperaturas. Si es posible utilizar neumáticos de invierno mucho mejor. Esto nos aportará un plus en seguridad.

Además de estas recomendaciones, es recomendable evitar coger el coche cuando la situación es peligrosa, siempre que sea posible. Si no hay más remedio, la precaución puede ser nuestro gran aliado.