El Real Madrid empata y la Liga se pone al rojo vivo

Los merengues cosecharon en la jornada de ayer un empate a 1 frente al Villarreal en El Madrigal que pone la Liga al rojo vivo. En tan sólo dos jornadas el Barcelona ha visto como la distancia frente al líder, el Real  Madrid, y está a sólo 6 puntos. ¿Cambiará ahora el discurso de Pep? ¿Es posible la remontada?

El Real Madrid empata y la Liga se pone al rojo vivo 5

El partido de ayer tuvo mucha, pero que mucha polémica. La primera parte fue muy trabada, ambos equipos eran conscientes de lo que se jugaban (el Madrid la diferencia con el Barça y el Villarreal el coqueteo con el descenso), fruto de ello se vio un juego muy impreciso y con mucho respeto al rival. Ninguno de los dos equipos fue claro dominador. Nilmar y Marco Rubén tuvieron dos ocasiones claras para el submarino amarillo, Pepe y Benzema para los merengues.

En el segundo tiempo el Madrid salió más enchufado en busca de los tres puntos. El Villarreal se veía encerrado en su área achicando balones como podía. Fue en la segunda parte cuando se jugo el “otro partido” de la noche. A los 3 minutos de la reanudación Rui Faria fue expulsado (ya es la cuarta esta temporada), el arbitro desde entonces parecía más pendiente del banquillo que del juego. Comenzó a pitar con algo de nerviosismo y el encuentro terminó por escapársele de las manos totalmente. En el minuto 61 Cristiano Ronaldo adelantaba a lo suyos y marcaba su gol número 100 en liga, todo parecía marchar bien.

Los últimos 10 minutos fueron de infarto. En el minuto 81 el arbitro pitaba una falta a favor del submarino al borde del área (el arbitro estaba de espaldas y se dejó guiar por el linier). Senna la ejecutó a la perfección y acabó poniendo el 1-1 en el marcador. En ese preciso instante Mourinho fue expulsado por protestar, lo que a su juicio era una falta inexistente. El ambiente se fue calentando cada vez más. Sergio Ramos vio la segunda cartulina amarilla y también fue expulsado, Özil que pasaba por allí (y protestó) también vio la roja. El final del partido fue un derroche del conjunto de José Mourinho, manejando el juego y pisando área contraria una y otra vez. Finalmente el marcador no se movió.

¿Quién dijo que la Liga estaba sentenciada? El Barcelona se ha puesto a 6 puntos y ya no parece una distancia insalvable como hace apenas dos jornadas. Veremos que depara este final de Liga, el Madrid aún tiene que visitar el Camp Nou.

Ir arriba