El «paciente» inglés

David Beckham, el paciente inglésAl igual que en la película que lleva este título, el Real Madrid tiene un paciente inglés que espera una salida digna. En este caso el paciente inglés aguarda en su palco privado del Bernabeu que llegue el mes de Junio para poder marcharse a hacer las américas, para recalar en la liga estudounidense y engancharse a una nueva vida de estrellato en un nuevo país, y como buen producto que es promocionarse y venderse en un nuevo y amplio mercado.

David Beckham hace gala de paciencia, manteniendo un inmenso silencio desde que fuera apartado de las convocatorias por Fabio, a raíz de anunciar su salida del club blanco, así aguarda paciente en su palco-escaparate del Bernabeu, en el que en partidos como el del domingo se le ve viviendo con intensidad los lances del juego de su equipo, porque David sigue sintiendo el Real Madrid como su equipo y como profesional del fútbol que es demuestra su pasión con el juego en todo momento.

Semana tras semana como buenos enfermeros van saliendo al rescate del paciente inglés los capitanes, después de las buenas palabras de Raúl como primer capitán, esta semana le ha tocado dar la cara a Guti, que ha pedido la vuelta del inglés a las convocatorias, haciendo gala de buen capitán, compañero y amigo de David y seguramente por llevar la contraria a Fabio con el que ya se pudo ver la semana pasada que hay bastante tensión.

En el Madrid hay una guerra interna, que se deja ver desde la presidencia que no termina de estar clara y que quizás ha hablado sin meditar las palabras, desde el banquillo donde Fabio ha tomado demasiadas decisiones y ha dado marcha atrás en algunas (Helguera así lo puede afirmar) y desde el terreno de juego donde los profesionales, no muestran siempre lo que deben quizás por desacuerdo con presidencia, equipo técnico o quizás porque viven en un club sin orden, sin ideas claras y quizás sin la «paciencia» de la que hace gala el inglés, esta paciencia que les debería haber caido que no se puede pasar del negro al blanco sin pasar por el gris.

Ir arriba