El Barcelona se ha metido la final en el bolsillo, y es que dos goles de Messi cuando el Madrid estaba jugando con diez jugadores han servido para casi sentenciar la eliminatoria de semifinales de la Champions League.

El partido comenzó con los dos equipos muy respetusos, el Madrid le dio todo el campo y el balón al Barcelona, que no se cansó de tocar esperando que el euqipo blanco dejara un hueco, y ese pudo ser a la media hora cuando Xavi consiguió meterese entre líneas y plantarse ante Casillas, pero su chut cruzado lo detuvo el partido español. Cristiano Ronaldo se inventó un zapatazo desde lejos, pero Valdés despejó como pudo con el pecho

En el segundo tiempo, Mourinho quiso mover ficha, metió en el campo a Adebayor y quitó a un desaparecido Ozil, pero el resultado fue el mismo, aunque con las líneas más estiradas, y cuando parecía que el Madrid dominaba el partido llegó la rigurosa expulsión de Pepe, y es que el portugués puso la plancha y el árbitro vio una agresión en la jugada. Con diez jugadores, y con Mourinho en la grada, llegó todo el dominio azulgrana y la jugada del partido, porque Afellay, que acababa de entrar, rompió a Marcelo y puso un balón de oro a Messi para que marcara el primero. El segundo de Lionel Messi fue una obra de arte, porque se fue de cuatro jugadores y batió de chut cruzado a Casillas, que se desesperó ante la pasividad defensiva.

También te puede interesar:   Cristiano Ronaldo estará dos partidos en la grada