El Barcelona ha conseguido ganar la Supercopa de España ante un rival digno, porque el Real Madrid ha estado a la altura de un torneo que ha ganado mucho gracias a los dos equipos.

El Madrid planteó un partido presionante arriba, intentando robar al centro del campo, y la jugada le salió perfecta, porque tuvo oportunidades ante un gran Valdés, pero en una conexión entre Messi e Iniesta, sirvió para conseguir que el Barcelona se adelantara con una gran vaselina del manchego ante Casillas. El equipo de Mourinho reaccionó y marcó rápido por medio de Cristiano Ronaldo, y cuando más atacaba, y cuando el descanso iba a llegar, Messi cogió un balón y consiguió marcar un golazo.

En el segundo tiempo, el Barcelona pudo sentenciar, y el Madrid se encontró un gol al final en un saque de esquina de Kaká y que Benzemá consiguió empatar, pero Messi tuvo que aparecer otra vez, con Cesc Fabregas en el campo, para marcar y darle el título al Barcelona.

Al final, la imagen la estropearon los jugadores con una tangana que no venía muy a cuento, después de una entrada sin sentido de Marcelo. El árbitro expulsó al brasileño por la patada y después a Villa y Ozil por entrar al campo

También te puede interesar:   Artevistas cumple dos años y Albert Coma lo celebra con ellos