Todo comenzó en 1932, cuando Edsel Ford, el único hijo del famoso Henry Ford, fundador del gran imperio automovilístico, ordeno al jefe de diseño de la empresa familiar, un modelo único para su uso personal.

Después de muchos bocetos que Edsel Ford rechazo, el modelo 40 Especial Speedster, vio la luz en 1940. Edsel Ford no se separó de su vehículo hasta su muerte, en 1943, donde rápidamente pasa de un propietario a otro sin que salga prácticamente de los garajes.

Esta maravilla, estuvo prácticamente desaparecida durante 40 años, hasta que reapareció como muestra en el Concurso de Elegancia de Amelia island, en 1999.

En el año 2008, un coleccionista de Texas, lo adquirió por 1,76 millones de dólares. Después de la muerte de este último propietario, el círculo de propiedades se cierra, para volver finalmente a manos de la familia Ford.

Pero esto no es todo, ya que le famoso coche fue restaurado conforme a las reglas de la Restauración Auto RM, y bajo la supervisión de los hijos pequeños de Edsel Ford, antes de volver a aparecer en el Concurso de Elegancia en Pebble Beach, que se celebró el pasado 21 de agosto.

Fuente: diario motor

También te puede interesar:   Ariel Atom