Poco a poco vamos llegando al final del verano. Aunque la temperatura haya descendido un poco, aún sigue haciendo calorcito, lo que hace que nuestro cuerpo sude más de lo normal, razón para mantener una buena higiene corporal. Aunque la higiene es algo que siempre debemos tener presente, esto se acentúa aún más cuando tenemos previsto viajar en un espacio reducido con gente desconocida. Según un estudio realizado por Jetcost, dos de cada tres españoles afirman haber tenido un compañero de avión que olía mal. Niños que lloran, pasajeros que han bebido demasiado o van de fiesta, excesiva sudoración, ronquidos o incluso exhibiciones públicas de afecto son otras conductas que nos molestan de los pasajeros que se sientan al lado de nosotros.

Este estudio fue realizado a 3.000 pasajeros de nacionalidad británica, española, italiana, alemana, portuguesa y francesa. Todos ellos mayores de 18 años y que al menos hubieran volado en el extranjero al menos una vez en los últimos doce meses.

¿Qué es lo que más molesta de nuestro compañero?

A todos los que fueron encuestados, lo primero que se les preguntó fue que indicaran lo que más les había molestado de los pasajeros sentados a su lado. Las principales respuestas fueron las siguientes:

  1. Mal olor corporral (68%)
  2. Demasiado consumo de alcohol (65%)
  3. Estaban de fiesta (57%)
  4. Hablaban muy alto (50%)
  5. Ocupaba gran parte de mi espacio (48%)
  6. Excesiva sudoración (40%)
  7. Sus hijos no paraban de llorar (38%)
  8. No paraban de moverse (37%)
  9. Discutían todo el rato con la tripulación de cabina (35%)
  10. Muestras públicas de afecto (26%)
También te puede interesar:   Las reservas de Semana Santa aumentan en un 10%

Cambio de asientos

Otra de las cuestiones planteadas a los encuestados fue si han intentado cambiar sus asientos en el avión debido a esas molestias. Sorprendentemente, solo uno de cada cinco había tratado de hacerlo, y de estos, menos de un tercio lo habían conseguido. También se les preguntó si suponía una preocupación antes de volar como sería el pasajero que se sentara a su lado, un 70% contestó que sí.

Un portavoz de Jetcost ha dicho: ”Cuando uno va a estar confinado durante horas en un pequeño espacio con otras personas a las que no conoce, se necesita tener consideración, respeto y educación con los que te rodean. Cuando se descuida la higiene personal, se bebe demasiado, se habla muy alto o se discute es bastante desagradable para todas las personas que se encuentran alrededor. Desde Jetcost, recomendamos que si uno se encuentra sentado al lado de una persona sin modales, lo único que se puede hacer es notificárselo a la tripulación de cabina y pedir que le cambien el asiento y que nunca merece la pena entrar en discusiones”.