Era el partido de la jornada, dos equipos sumidos en la lucha por el descenso y al final el Málaga ha salido el vencedor, gracias al trabajo de equipo, a una jugada polémica y a la calidad de dos jugadores que han brillado por encima del resto, ya que una vez más Baptista, que marcó dos goles, y Rondón, el venezolano volvió a demostrar su olfato de gol.

El Hércules comenzó el partido de forma espléndida, con un gol delantero paraguayo Valdez, que aprovechó un gran centro de la derecha para rematar en plancha y batir a Willy Caballero, aunque alegría no le duró mucho, porque en una jugada enrevesada llegó el remate de Baptista, adelantándose a toda la defensa.

Con el empate a uno, el partido se abrió y hubieron oportunidades en las dos porterías, pero ninguno de los equipos marcaron. El partido estuvo igualado hasta que llegó la jugada polémica, el linier avisó al árbitro que Fritzler había cometido falta sobre Rondón, segunda amarilla, y que la falta había sido dentro del área, es decir penalti. Entre Apoño y Baptista se pelearon por lanzar el penalti, el primero se impuso, pero su lanzamiento se fue al palo.

El penalti fallado no mermó las ganas del Málaga, que se lanzó a por la victoria y un centro de Eliseu remató de cabeza Rondón, para adelantar a los malagueños. Al final, Baptista cerró el marcador con el tercer gol en un contragolpe perfecto.

También te puede interesar:   El Madrid pasa por encima del Málaga