Penthouses The Heron

En más de una oportunidad últimamente hemos destacado que Londres se ha transformado en el recinto de lujo que los magnates asiáticos escogen para sus grandes propiedades. Claro, lo increíble del caso es que eso ha ido modificando las costumbres de construcción dentro del país, al punto de que los áticos, otrora imposibles de verse en la capital británica, se están haciendo también moda.

De hecho, hay que destacar que los áticos hasta hace muy poco tiempo, se encontraban únicamente en ciudades de las más cosmopolitas, como Nueva York, Hong Kong y Singapur, aunque hasta ahora Londres se mantenía por fuera de estas características. Londres, como buen recinto que recibe el lujo, se ha sumado a esta moda de los áticos, y ahora es posibles verlos en los principales puntos geográficos de la ciudad.

Según se anuncia al respecto, hay que destacar que para los inversores y los arquitectos, “Londres vive una fiebre por los penthouses”, considerando al respecto el hecho de que sólo es posible que suceda algo así en la actualidad. El problema antes era que las leyes de la capital británica prohibían que se levantaran edificios de demasiada altura, y por lo tanto los áticos no se lucían. Ahora todo ha cambiado, y los áticos son un nuevo símbolo de la suntuosidad en Londres.

Exclusivos y costosos

Aunque la cantidad de áticos ha aumentado de forma notable en los últimos tiempos, no podemos dejar de considerar tampoco que se intenta mantener que sean un apartado aún exclusivo a la hora de ofrecerse propiedades en la ciudad. De las 5.500 nuevas viviendas que comenzaron a construirse en el año 2013, sólo el 2% de ellas es un ático, así que es la forma de mantener su precio y exclusividad elevados.

También te puede interesar:   Meliá Hotels llega a Capri

Por otro lado, debemos pensar que hacerse con un ático no es nada barato, dado que aunque pueden ser menos cómodos que otro tipo de vivienda, se encuentra de moda, y el precio medio de un ático en la capital se sitúa en unos 16 millones de euros, aunque en el imponente edificio The Heron llegan a costar cerca de 20 millones de euros.