Hemos visto carreteras que se agarran a los coches, falsos huecos en el asfalto para reducir la velocidad, etc. En todo momento nos quejamos de que la mayoría de los accidentes de tráfico se deben al mal estado de las carreteras y autopistas. Gracias a las típicas presentaciones de diapositivas nos han llegado imágenes de las carreteras que tiene un país de lo más cercano.

Cambio repentino de carretera

En esta foto observamos un cambio repentino de rasante asfalto en una carretera como cualquier otra. Se trata de la frontera entre España y Portugal. La imagen, tomada en territorio portugués, muestra como cuando entramos en España (en el recuadro rojo vemos el cartel que nos da la bienvenida) empezamos a pisar un asfalto de calidad, no como el que llevamos pisando un buen rato…

Y esto es desde España

Esta foto está tomada desde territorio español. Curiosamente, en el mismo centrímetro donde hay el cartel que nos indica que hemos entrado a Portugal, se acaba el asfalto y empieza una carretera en un estado bastante precario. Aunque es un buen modo de salir del país sin pasar ningún control.

Si nos adentramos en el país, tendremos que circular con mucho cuidado. Y no lo digo por la carretera, que en el lugar en el que se ha hecho la foto ya es “aceptable”, lo digo por los posibles obstáculos que nos podamos encontrar.

Seguridad vial en todo su resplendor

En medio de nuestro carril, el autor de la foto se encontró con este poste eléctrico. El problema viene cuando lo queremos esquivar, ya que hay la posibilidad de que tengamos un percance con cualquier coche que venga de cara.

También te puede interesar:   Cyberpunk: cuando la tecnología acaba por degradar a la sociedad

Cambiemos de tema y centrémonos en la señalización. Si llegamos cualquier cruce y nos encontramos con esta multitud de señales… ¿Qué hacemos?

¿Y ahora qué hago?

Estas contradicciones también las hay en España, pero no de tanto calibre