‘Two Lovers’, obra de arte con reminiscencias de Hitchcock

'Two Lovers', obra de arte con reminiscencias de Hitchcock 7

Los relatos de triángulos amorosos y de emociones humanas que bordean límites a raíz de la pasión han sido, son y serán una constante en la historia del cine; pero pocas películas son tan exquisitas con este tema como la maravillosa Two Lovers.

James Gray, reviviendo a Hitchcock, juega mucho con la iconología para contar su historia, que habla de un buen hombre, un tipo corriente con una vida difícil, muy simpático, atento, cariñoso y con tendencias suicidas por culpa de un terrible desengaño amoroso.

No es casual, pues, que las dos protagonistas de la película sean la femme fatale rubia que popularizó y la complaciente y entregada morena; dos arquetipos opuestos de mujer que atrapan en un espiral de absoluta locura a un protagonista bipolar, ese buen hombre loco que tan perfectamente interpreta Joaquin Phoenix.

Leonard (Joaquin Phoenix), tiene la oportunidad de rehacer su vida con Sandra (Vinessa Shaw), una mujer muy deseable y comprensiva cuya compañía sería un pilar base para sujetar su vida hasta el punto que su matrimonio beneficiaría a su familia por temas de negocios. No obstante, Leonard se enamora enfermizamente de Michelle (Gwyneth Paltrow), más fogosa e inalcanzable, un tobogán directo hacia la más profunda de las miserias.

'Two Lovers', obra de arte con reminiscencias de Hitchcock 8

Estamos ante la misma historia de ‘amor fou’ que en Vértigo, obra maestra de Hitchcock en la que también jugaba con la obsesión de un hombre por una mujer inalcanzable a la que debía espiar.

Pero no terminan ahí las influencias, pues Leonard tiene su propia ventana indiscreta que le permite ver directamente a Michelle, a su perdición, en una significativa posición elevada, connotativa de una dominación absoluta de ella sobre él.  Semiótica pura en la construcción de espacios y de planos, un aspecto que, por ejemplo, también estaba muy trabajado en Psicosis (1960).

También te puede interesar:   Danny Boyle volverá con sus zombies

Two Lovers, pero, no es simplemente un baul de los recuerdos abierto ni una clásica historia del triángulo amoroso ahogado por clichés, se trata de una historia sobre la toma de decisiones y sobre el precio de vivir con la renuncia y la incertidumbre que esta conlleva. Además, James Gray tampoco se olvida de su obsesión particular con la familia, con las relaciones familiares, siempre presente en sus películas de una forma peculiar y de la que no se escapa Two Lovers, en la que la familia es a la vez un elemento opresor y un cálido refugio.

'Two Lovers', obra de arte con reminiscencias de Hitchcock 9

Hay que alabar también el hecho de que a pesar de Gray se maneja todo el rato entre sentimientos y situaciones muy intensas pero jamás se para a juzgarlas, dejando parte del material sin masticar y permitiendo que el espectador se involucre y viva la historia.

A pesar de que llega dos años tarde, podemos considerar Two Lovers como una de las mejores películas de este año, por la impresionante demostración de madurez de un director acostumbrado a otros registros y por el extraordinario trabajo del trío protagonista Phoenix/Paltrow/Shaw; con especial mención por Joaquin Phoenix, quien se despide del cine con la que posiblemente es la mejor interpretación de su carrera.

Artículo anterior¡Voglio una donna!
Artículo siguiente‘I’m still here’, más Joaquin Phoenix