Para un público general, los skaters son esos locos que andan haciendo el burro con sus monopatines por las principales ciudades del mundo (aunque cada uno se queja de que invaden la plaza de su barrio). Este año podría pasar a ser el más joven de los deportes olímpicos y seguro que esto cambiará bastante el panorama.

Pero el skateboard va mucho más allá y los que lo practican siguen una estética, ideología y actitud que supone más una forma de vida que la práctica de una actividad deportiva. Y otra cosa, no es sólo para chicos.

El skateboard nace en los años 60 en California, los largos paseos marítimos de Los Ángeles y Santa Mónica fueron sus primeros campos de entrenamiento. En principio surgió únicamente como actividad lúdica, aunque enseguida su práctica se fue extendiendo y complicando.

Hoy en día, el skate ya está reconocido internacionalmente como deporte, con sus disciplinas, especialidades, instalaciones, etc. Aunque en España alguno no se hayan enterado. Pero además, el mundo del skate, tiene mucho más a su alrededor.

Los skaters tienen su propia moda que ha influido en muchas otras “tribus urbanas”, ropa amplia, casual, pantalones caídos, T-shirts tuneadas y zapatillas deportivas son los rasgos generales, tienen firmas de moda importantísimas a nivel mundial que diseñan tendencia para skaters, como Billabong o Vans.

La música es, muy importante para los skaters, son muy jóvenes, desenfadados, divertidos, y tanto hip hop, como Freestyle o dub, encajan en sus gustos descarados y sirven de banda sonora para sus prácticas.

En España ya hay varias ciudades que han incorporado a su urbanismo Skate Parks con instalaciones adecudas para las acrobacias en monopatín, como le Parque Lúdico de Alicante, el Skate Park dela VillaOlímpicao el Turó Park de Barcelona y el Free Sports de Granollers en la zona más mediterránea. En el norte la pionera es Bilbao con el SK8Park. Aunque hay en muchas otras ciudades, como Málaga, Granada, Zaragoza, Pamplona, incluso Tenerife y, por supuesto Madrid, aún hay muchas más que no disponen de unas intalaciones adecuadas para la práctica de uno de los deportes más divertidos que se pueden practicar por las calles de cualquier ciudad.

También te puede interesar:   Tres distopías británicas