Hasta ahora, cuando comprabas un libro, un 4% de su precio era IVA. Con los libros electrónicos, sin embargo, ese tanto por ciento destinado a impuestos ascendía al 18%. ¿Por qué ese cambio, si al fin y al cabo es el mismo producto? ¿Por qué a uno se consideraba material cultural y a otro electrónico? A partir de ahora, podría no será así: se ha aprobado una proposición no de ley que regula que todos tengan el iva reducido al 4%.

Así lo aprobó ayer el Congreso de los Diputados, por unanimidad, después de que UPYD solicitase este cambio, en un plazo menor de tres meses. Gracias a esta normativa, los precios de los libros electrónicos podrían bajar – o eso esperamos – y este mercado podrá remontar definitivamente en nuestro país. Tal vez este sea el motivo por el que a día de hoy, algunos libros de bolsillo son mucho más baratos que los ebooks, aunque estos últimos no tengan coste de impresión, papel y tinta, por lo que deberían ser mucho más baratos.

Según señalan en Eautores, todavía quedan trámites en la Unión Europea para que esta decisión sea una realidad, aunque ya se ha dado un paso adelante: es la primera vez en dos años que todos los grupos políticos han votado a favor de igualar el IVA en todos los tipos de libros, sea cual sea su formato.

La legislación europea señala que este IVA reducido sólo puede aplicarse a libros electrónicos si están en un soporte físico, como un DVD o un USB, pero no a los que no lo están (los que compramos online, por ejemplo). De esta forma, los políticos españoles se han comprometido a fomentar un cambio en la legislación europea. En algunos países, como Francia y Luxemburgo, ya se ha aplicado una medida alternativa a la norma genérica. ¿Será España la próxima?

También te puede interesar:   Arianna Puello - Juana Kalamidad