Si alguna vez te ha dado por escribir una novela habrás comprobado que no es una tarea fácil. Son muchos aspectos los que hay que tener en cuenta para hilar la trama, dibujar bien a los personajes y que nada quede raro para que el pacto de ficción sea perfecto. Y claro, eso lleva tiempo. O eso nos cuentan, porque para Ryoki Inoue, es pan comido. Y es que a sus 66 años ha publicado más de 1.072 novelas. ¿Que cuál es su secreto? Eso me gustaría saber a mí.

Además de una imaginación desbordante, el escritor tiene una disciplina que ya nos gustaría a muchos. Y lo más increíble es que su faceta de escritor comenzó relativamente tarde, después de licenciarse en Medicina, hacerse especialista en cirugía de tórax y ejercer durante un tiempo. Pero en 1986 decidió que lo suyo era escribir y comenzó a enviar manuscritos a las editoriales. A los pocos años, el 95% de los libros de bolsillo brasileños – a pesar de su nombre japonés, nació en Sao Paulo -, por lo que los editores le pidieron que utilizase pseudónimo. Pero con su nivel de producción, un nombre falso se quedaba corto. ¡Llegó a usar 39 nombres!

Lo curioso es que sus novelas, a pesar de ser obras ligeritas, enganchan a los lectores. Sus favoritas son las de espías, aunque también ha publicado algunas novelas del Oeste que han cautivado a su público. ¿Sabes que en algunas empresas se prohibieron sus libros porque bajaba la producción? Lo que no sé es en qué trabajo te dejan leer mientras estás en el curro… ya querría yo uno de esos para mí.

También te puede interesar:   Todos los cuentos de Josefina Aldecoa en Madrid, otoño, sábado

Dice este señor que este éxito no es más que una combinación de 98% de sudor, un 1% de talento y un 1% de suerte. Y puede que lleve razón, porque no todos tenemos la dedicación, disciplina y fuerza de voluntad para trabajar con tanto empeño.

Yo pensaba que el autor más prolífico era Jordi Sierra i Fabra o Stephen King, pero resulta que no, que va a ser el señor Inoue. Ya me ha picado la curiosidad y voy a buscar alguna de sus novelas.

  • Esther (Sofista)

    jó!! qué bestia!! a mi me cuesta la misma vida escribir algo.

  • Miriam

    Que interesante, yo también buscare sobre este hombre.