Restó en museos: la nueva moda de comer entre el arte

Restaurantes en museos

Si eres de esas personas que cuando hace turismo le encanta recorrer los museos, seguro que te habrás detenido a pensarlo, sin querer o a propósito: en cada uno de estos recintos culturales, cada vez es más común que se instalen restaurantes. De hecho, ponte a pensar si hace un par de décadas se te hubiera ocurrido comer en medio de las obras de arte, y si no lo has hecho en los últimos años.

El caso es que la posibilidad de degustar un café o un almuerzo rápido, e incluso una merienda, en medio de una galería de arte, es una tendencia que se viene instalando en todo el mundo, ya que existe un público muy grande que aprecia la posibilidad de comer algo al paso, y que aunque parezca increíble, considera las obras de arte como un complemento a su visita, y no la comida como el actor secundario en la cuestión.

La escena se vuelve cotidiana sobre todo en las ciudades más cosmopolitas del planeta: luego de atravesar las galerías de arte, se encuentra el bar que ofrece té, tortas y comidas rápidas. Para colmo, muchos de estos sitios y galerías apuestan además por realizar cenas nocturnas, en las que las obras no se exhiben, pero el restaurante funciona en medio de una atmósfera que sería imposible de conseguir en otras condiciones o en sitios diversos.

Ya sean cerrados o al aire, libre, una cuestión a tener muy en cuenta es que por la propia ubicación de este tipo de recintos económicos, los mismos tienen costos por muy encima de lo normal, y por eso, a menos que estés dispuesto a pagar por un almuerzo mucho más de lo que tendrías que abonar a un par de cuadras del lugar en cualquier sitio, te recomendamos que apuestas por recorridos distintos.

En cualquier caso, se trata de una tendencia que puede ser interesante siempre y cuando lo que queramos sea degustar algo rápido, y desde nuestro asiento en el restaurante, analizar algunas de las curiosidades y obras expuestas.

Ir arriba