Cuando la economía del hogar empieza a flaquear, las amas de casa (que son como el ministro de economía pero a nivel doméstico), llevan a cabo recortes en el hogar. La cocina generalmente es la primer perjudicada. Las marcas blancas abundan en las neveras, y para cocinar, patatas y arroz.

Pues yo vengo a dar un toque de atención a todas las jefas de hogar. Cuando vaya a comprar patatas que no le vendan la Bonnote, porque todo el nuevo presupuesto que había planificado, ¡se le va a ir al garete a la hora de pagar las benditas patatas!

Las Bonnote, son unas patatas especiales y únicas en el mundo. Se encuentran exclusivamente en la isla de Noirmoutier, sobre la costa francesa Atlántica.

La Cooperativa Agricultora de Noirmoutier, agrupa a tan solo 50 miembros, trabajando en totalidad 450 hectáreas.

Esta isla se caracteriza por su clima suave, con bosques y dunas, lo cual es muy favorable para el desarrollo del tubérculo.

La cosecha es muy corta, sobre la primavera. Comienzan a florecer los primeros días de Mayo, y desde el principio hasta el final de la cosecha es todo un trabajo artesanal, debido a la fragilidad de la patata.

Son de un tamaño reducido, con piel fina, y carne de color amarillento. El cultivo se realiza cerca del mar, las fertilizan con algas naturales, y por eso posee un sabor salado, sabor a mar.

La escasa producción, solo se producen 100 toneladas al año, sumado a la exclusividad geográfica a la que está sometida, la convierten en uno de los alimentos más caros y lujosos del mundo, llegándose a cobrar a ¡500 euros el kilo!

También te puede interesar:   Cenas de lujo a domicilio

Esta patata se vende solamente en Francia, aunque está abriendo su mercado a Holanda también. El mayor problema está en que antes de empezar a cosechar, ya está todo vendido.

Seguramente deben de ser muy buenas para hacer tortilla española, pero con esos costes, ¡habrá que cobrar muy bien esa tortilla!

Fuente: gastronomía y cia