Paulo Coelho: 11 minutos

1980328_640px

Últimamente escucho el nombre de éste escritor por todos lados, hasta en mi clase de literatura pero lo curioso es que nadie cree que sea buen escritor (me incluyo) porque sus obras no requieren un nivel de inteligencia más alto para interpretarlo.

¿Quién es Paulo Coelho? Es un escritor originario de Brasil, nacido un 24 de agosto de 1947. Ha escrito muchos libros que se convirtieron en BestSellers, vendiendo un total de 140 millones de libros que han sido traducidos a más de 72 idiomas. Tiene otros títulos como “Verónica decide morir” el cual ya tiene una película o “La Quinta Montaña“.

Y como ya es costumbre criticar los libros que NO me gustan, hoy le toca a 11 minutos de Paulo Coelho. Lo leí hace un par de años; es acerca de una chica originaria de Brasil con sueños de grandeza, que cree que es muy fácil ser millonaria entonces se va a probar suerte a Suiza dónde la explotan como bailarina de samba en un bar de mala muerte pero es victima de la trata de personas, aunque ese no es el tema más importante que resalta Coelho.

Lo que Coelho resalta durante su libro es que la chica en cuestión es incapaz de tener orgasmos  ¿no sería más importante el asunto de la trata de personas? Digo, es un problema con que el mundo lidia todos los días y hubiera sido muy interesante leer su punto de vista.

Ya después de muchos hechos malos que le pasan a esta chica, de pronto es capaz de tener orgasmos múltiples en cualquier situación, recuerda mucho una situación que la verdad me pareció bastante graciosa es que la chica tiene orgasmos al ver una iglesia. Me queda claro que su mejor libro NO es 11 minutos.

También te puede interesar:   La Mala al tope de la lista

El libro no es un reto al leer, es muy fácil digamos que es muy recomendable para alguien que se está iniciando en el mundo de la lectura. Si quieres perder tu tiempo puedes leer 11 minutos. No puedo juzgar los demás libros de Coelho, no los he leído porque con éste libro me quedó claro que el escritor no es muy bueno, quién sabe tal vez me equivoque.