Desde siempre se ha considerado más cultas a las personas que leen más, pero, ¿sabes que científicamente, se han demostrado los efectos beneficiosos de la literatura en el cerebro? Un grupo de investigadores de El País Vasco ha determinado que las neuronas reaccionan diferente ante determinadas figuras literarias, desarrollando así las conexiones entre ellas.

El investigador,  Nicola Molinaro, ha utilizado el oxímoron, una figura literaria consistente en la unión de dos palabras con significado opuesto, descubriendo que genera una intensa actividad en el área frontal izquierda del cerebro. Sin embargo, cuando leen una expresión neutra o una incorrecta, esta zona permanece normal.

De esta forma, señala el investigador, se demuestra que las figuras retóricas atraen a las personas precisamente por la activación de esta zona cerebral, ya que se emplean más recursos.

El experimento consistió en la medición de la reacción del cerebro de personas de 18 y 25 años, a las que se les exponían expresiones neutras, erróneas y oxímoron. El investigador escogió esta figura al ser breve y poder medir así el estímulo que provoca en el cerebro. Así, ante la expresión “monstruo hermoso“, que fue la utilizada, se descubrió que la zona del cerebro relacionada con el lenguaje contó con intensa actividad. El estudio revela que cuando menos natural es la expresión, más recursos utiliza el cerebro para poder procesarla. Los investigadores quieren ahora repetir el experimento utilizando resonancia magnética en lugar de encefalograma, para obtener imágenes de esta actividad cerebral.

Así que ya sabes, si quieres tener un cerebro activo, puedes jugar a crear figuras literarias como el oxímoron, el pleonasmo (añadir un adjetivo obvio a un nombre, como “nieve blanca”). Quien sabe si además de desarrollar tus conexiones neuronales, sacas al poeta que llevas dentro.

También te puede interesar:   Leer La Diosa contra Roma de Pilar Sánchez