En los últimos años la cocina ha experimentado  una gran revolución y de ese modo, han entrado en juego ingredientes tan lujosos como el oro y la plata. Y es que aunque suene sorprendente, se comen y han sustituido en muchos platos como elemento decorativo al perejil, al orégano o a la pimienta. De ese modo, estos brillantes ingredientes se han convertido en protagonistas de ensaladas, recetas de repostería y gran variedad de platos aunque realmente no alteran el sabor de los alimentos, ni se nota al comerse, simplemente se deshace en la boca, mientras que el comensal disfruta sabiendo que está ingiriendo estos poderosos elementos.

De ese modo, la empresa española Golden International Distribution lanza la línea Orogourmet de plata y oro comestible, con diferentes formatos, ya sea en polvo, en lámina o con espolvoreador. En cuanto a los controles, estos productos han pasado todos los permisos sanitarios y certificados que se exigen para poder ser consumidos en la Unión Europea.

En cuanto a lo que vale poner sobre la mesa estas exquisiteces para el paladar, los cien gramos de oro cuestan aproximadamente 40 euros. Aunque no sólo existe la posibilidad de utilizarlos como elemento decorativo para nuestros mejores platos y sobre todo en cenas como las navideñas, sino que también es el regalo perfecto. Esta misma empresa, tiene una línea personalizada en la que con diferentes formatos y una cuidada y exquisita presentación elaboran regalos para destacar en estas navidades, regalando oro y plata en un formato muy diferente a las joyas o complementos a los que estamos acostumbrados.

De ese modo, si en estas fiestas quiere dejar a sus invitados con la boca abierta y darle a sus cenas un toque de sofisticación y glamour, sólo tendrá que espolvorear sobre sus mejores recetas oro y plata comestible, un condimento que aún sin modificar el sabor, cambiará por completo la apariencia de sus platos.

También te puede interesar:   Joan Llaneras y Toni Tauler consiguen la plata