Minerva

Minerva, aquella marca belga de automóviles de lujo que desapareciera hace algún tiempo, sigue permaneciendo a día de hoy en la memoria de los amantes de los coches de todo el mundo, y es por eso una gratísima noticia que se haya anunciado, de forma oficial, que se llevará a cabo en estas semanas una exposición donde podremos ver algunos de los mejores vehículos desarrollados jamás por la empresa.

En concreto, el encuentro está organizado por el museo de automóviles antiguos de Bruselas, Autoworld, con la colaboración de la asociación Belgian Vehicle Heritage, que quieren mostrar al mundo, sobre todo a los más jóvenes, como eran estos exclusivos vehículos que en su etapa de esplendor llegaron a competir directamente contra firmas como la británica Rolls-Royce.

Hasta donde se ha adelantado, se espera que formen parte de la exhibición un total de 17 Minervas, un número para nada despreciable si tenemos en cuenta que no son tantos los que quedan hoy en día en buen estado de conservación. Entre ellos, podremos ver algunos de los modelos más antiguos, como la Minervette, y otros de los más extravagantes, como el AL HP 40 o el camión MLT, para grandes cargas de transporte.

La historia de Minerva

En cuanto a los orígenes de la compañía, debemos decir que ésta nación alrededor de 1897, cuando un grupo de jóvenes holandeses, los hermanos Sylvain, Hendrik y Jacques de Jong, crearon en la ciudad belga de Amberes una fábrica de bicicletas, a las que comenzaron a agregarle motores, y en poco tiempo se dieron cuenta de que el negocio era tan rentable, que se decidieron a hacer sus primeros coches.

También te puede interesar:   Muñecas de lujo vestidas de Christian Dior

Estos vehículos, que se distinguían especialmente por poseer una altísima velocidad gracias a motores de gran cilindrada, se transformaron pronto en el ideal de los belgas de buen poder adquisitivo, aunque para 1930, y tras la muerte de sus fundadores, la compañía ya estaba casi desaparecida.