Marlon Brando hotel Polinesia

Aunque Marlon Brando, uno de los mejores actores de la historia de Hollywood, no haya podido llegar a verlo terminado, lo cierto es que su hotel ecológico de lujo, que pronto abrirá sus puertas en un atolón de la Polinesia Francesa, es a día de hoy gran noticia entre todos los amantes de los recintos exclusivos que podemos encontrar a lo largo y a lo ancho de todo el planeta.

Lo cierto es que es imposible dejar de lado el hecho de que, tras más de dos años de trabajo, y una inversión superior a los 100 millones de euros, el actor estadounidense ha visto terminada la obra que tanto quiso, cuando quedó fascinado por este rincón el mundo, al haber filmado en 1962 la película “Mutiny on the Bounty”.

En aquella época, y aunque se le consideró en parte un loco, Brando compró el atolón de Tetiaroa, al norte de la isla de Tahití, y edificó un pequeño hotel. Claro, por entonces no había un mercado para llenarlo de turistas dispuestos a pagar mucho dinero por alojarse en el fin del mundo. Medio siglo más tarde eso es posible, y por eso no podemos dejar de destacar su próxima apertura.

El aire acondicionado, una muestra

El complejo, que ahora pertenece a la empresa Tahiti Beachcomber, ha desarrollado en su interior un sitio de hoteles y apartamentos que será complemente ecológico, tal y como lo pretendía el mismo Brando. Luego, en cuanto a su funcionamiento, hay que decir que contará con prestaciones como aire acondicionado, aunque se ha llevado adelante un sistema para que éste no afecte al ecosistema que le rodeará en la isla.

También te puede interesar:   La ola de fría provoca un aumento del 14% en el gasto energético de los hogares

De hecho, tiene que ver con una plataforma mediante la cual se extrae agua del mar a algo más de 900 metros de profundidad y se la lleva a la superficie. Como estas aguas tienen una temperatura perfecta para enfriar el ambiente, de alrededor de 4º C, podrán servir sin tener que usarse los sistemas de las grandes ciudades, y así con tantas cosas para el sueño póstumo de Brando, que pronto será el de sus visitantes.