Justin Drew Bieber es un chaval canadiense que ha cosechado un espectacular éxito como cantante de música pop. Su repertorio dulce e inofensivo ha conquistado los corazones de millones de adolescentes en todo el mundo. Pero el chaval va haciéndose mayor y con una fortuna como la suya, puede permitirse ciertos lujos. Y es que Bieber ha cumplido hace días la mágica cifra de 18 años y lo ha celebrado por todo lo alto.

Los regalos no se han hecho esperar, y se cuenta que su manager ha sido el primero en regalar a su protegido un coche valorado en 100.000 dólares. Pero la cosa no ha quedado ahí. Bieber se ha regalado a sí mismo, que para eso es rico y puede, una enorme mansión en Los Ángeles, donde se supone vivirá con su partenaire Selena Gómez.

La choza en cuestión perteneció al actor Ashton Kutcher, más conocido por ser el joven príncipe azul de Demi Moore. Ahora que Kutcher se ha separado de Moore, esta casa pasa a ser propiedad de Justin Bieber por una cantidad que podría superar los 11 millones de dólares.

Bieber, con sus 18 años recién cumplidos, podrá disfrutar de una vida independiente junto a las mansiones de otros famosos de Hollywood Hills, como Brad Pitt, Britney Spears y un largo etcétera.

¿Y qué podrá hacer en esta lujosa casa el bueno de Bieber? Pues al margen de preparar sesudamente las letras de su próximo disco, el joven cantante canadiense tendrá a su disposición 900 metros cuadrados de espacio. En ellos una gran piscina, gimnasio, varios dormitorios, magníficos balcones, terrazas de ensueño e, incluso, una pequeña sala de cine en la que Kutcher disfrutaría, suponemos, de sus grandes contribuciones al séptimo arte.

También te puede interesar:   Swarovsky invade la Castellana

Bieber ya tiene su mansión de lujo. En pocos días, además, estrena single de su esperadísimo nuevo álbum. La vida sonríe en Hollywood Hills.