Los puros habanos, han sido a lo largo de la historia, un símbolo de lujo y distinción para las personas que lo han consumido.

Son muy bien valorados por los consumidores, y catalogados como artículos o productos de lujo.  Estos se consumen, por lo general, en actos y en ceremonias especiales, como lo pueden ser bodas, bautizos o comuniones.

Pero, cabe destacar, que las personas con gran poder adquisitivo, en realidad, no tienen un momento especial para consumir estos productos, ya que los consumen en las situaciones que ellos desean.  Esto puros habanos hacen honor a su sitio de creación y gran producción hacia el mundo, como lo es La Habana, en Cuba, que es donde se fabrican los mejores puros del mundo.

Las factorías más representativas de la historia, están en este país, que es el mayor exportador de este producto codiciado por todo el mundo, más que todo, por el consumidor de grandes esferas, como lo son las personas con grandes riquezas en todo el planeta,  o personas de un alto poder adquisitivo, ya que estos no son en realidad un producto barato de fácil consumo para la población media de cualquier país. Además, en muchos sitios, se considera una excentricidad el consumo de estos productos, que le generan a la isla su mayor riqueza en lo que se refiere a su producto interior bruto. Es su mayor activo de cara al comercio internacional, y que da trabajo a miles de personas, que viven durante muchos años de la fabricación de este producto, ya que se realiza mayormente a mano.

Fuente: Wikipedia

También te puede interesar:   El inodoro más caro del mundo se vendió por 6,9 millones dólares en Sotheby