Los Mejores Consejos para Proteger los Cartuchos de Tinta este Verano, Según 123tinta.es

0
6
Los mejores consejos para proteger los cartuchos de tinta este verano, según 123tinta.es

Ante la llegada del verano y las previsibles olas de calor, resulta crucial proteger el material de oficina, incluyendo impresoras y cartuchos de tinta, especialmente si van a permanecer inactivos durante algún tiempo.

123tinta.es, el conocido ecommerce de cartuchos de impresoras y toners, ha ofrecido una serie de recomendaciones para mantener los cartuchos en óptimas condiciones y evitar su deterioro prematuro.

Para aquellos cartuchos que aún no están instalados en las impresoras, se aconseja mantenerlos dentro de su embalaje original, sin abrir ni desprecintar hasta el momento de uso. Es fundamental almacenarlos en un lugar protegido de la luz directa, ya sea solar o artificial, y asegurarse de que la temperatura ambiente ronde los 20 grados Celsius, con un nivel de humedad entre el 20% y 80%.

Para los cartuchos que ya están instalados en las impresoras, es importante recordar que la exposición a altas temperaturas puede provocar que la tinta líquida se seque en la zona del cabezal, haciendo difícil la impresión. Por lo tanto, se recomienda imprimir al menos un par de páginas a la semana para evitar que la tinta se seque.

Si no es posible realizar estas impresiones esporádicas, la mejor opción es retirar el cartucho instalado y almacenarlo correctamente. Se puede colocar el cartucho en un recipiente hermético, preferiblemente de plástico tipo «tupper», e introducir una esponja o paño húmedo en el recipiente para mantener la humedad necesaria y conservar la tinta en buen estado. Asimismo, es vital mantener estos recipientes en un lugar fresco y alejado de fuentes directas de luz.

Además del cuidado de los cartuchos, es esencial realizar el mantenimiento y limpieza periódica de las impresoras. Si la impresora va a estar sin uso por un tiempo prolongado, es conveniente hacer una limpieza de la misma y revisar los cabezales de impresión.

Estas recomendaciones no solo ayudan a extender la vida útil de los cartuchos y la impresora, sino que también aseguran impresiones de mejor calidad y más eficientes cuando se vuelva a poner en uso el equipo.