50 sombras de grey

Vamos a comentarte sobre la última revolucionaria trilogía literaria, 50 sombras de Grey. Tal éxito para una escritora novata,  resulta poco sorprendente, sobretodo por la temática;  ya sabemos que aunque nos empeñemos en negarlo, el erotismo forma parte vital de nuestra existencia y la literatura que nos aporta sobre el tema siempre resulta interesante para algunos, escandalosa para otros, pero todos están leyéndola. Solo así podemos explicar los millones que acumula la cuenta de E.L. James, la feliz autora del suceso editorial del 2012.

Tal como el apellido del protagonista Cristian Grey (Gris)  la novela tiene muchas tonalidades para muchos gustos, el sexo es así, divertido y placentero pero también de rutinario puede convertirse en un desfile de perversiones. Y Cristian Grey tiene muchas formas de disfrutar el sexo, y ese disfrute le exige la seducción de una joven Anastasia Steele. Anastasia se dejará llevar por el encanto de Grey, y comprobará que el sexo es algo más de lo que había imaginado, pero sobretodo se dejará dominar por un hombre que parece saber todo lo que una mujer necesita en la cama.

La novela es un éxito entre las lectoras, el género femenino se ve ante un hombre que se hace cargo de la relación sexual, que no está esperando se le guíe sobre lo que gusta a una mujer, sino un  hombre que sabe y no tiene miedo de hacer aún cuando eso resulte para ella en ocasiones en una forma de sumisión. Cristian Grey disfruta del poder, y el sexo ya sabemos es un juego de poder. Hay que leer los tres libros que comprenden la trilogía, no sorprenderse de las escenas bastante descriptivas de las mil maneras en que Anastasia obtiene satisfacción de su amante.

También te puede interesar:   El sentido de la vida en El Entenado

Sin duda un libro  que ya ha despertado polémica, pero nada del otro mundo, hay que ser sinceros respecto al sexo, es tan fácil decirnos “modernos” y una novela erótica hace olas para recordarnos cuan tabú siguen siendo algunos oscuros caminos de la sexualidad.