Libros para regalar a ¿niños?

La interrogación viene a cuento, porque los libros que recomiendo en este post son algunos de los que releo una vez al año. Aún ahora los sigo disfrutando. Y es que los buenos libros no entienden de edades.

No hago referencia a Harry Potter, ni a las archiconocidas de Las Crónicas de Narnia o La brújula dorada (mi preferido sin duda de estas tres sagas); esos ya están suficientemente publicitados. Quiero detenerme en varios títulos menos conocidos pero tan buenos como los anteriores -o mejores; llamados a ser clásicos de la literatura infantil-juvenil. Magníficamente escritos, originales y, una vez leídos, se instalan para siempre en la memoria como los viejos amigos.

DONEVAL, de Graham Dunstan Martin (Espasa Calpe)

Tras muchos años descatalogado, parece ser que Espasa-Calpe ha decidido rescatar este maravilloso libro, así como su continuación, Favila. una historia deliciosa que bebe de la mitología celta, que está narrada con tacto y muy buen hacer.

Los protagonistas, Evan -un chico que debe huir de su país, Ruino- y Favila -una muchacha-bruja no tan mala como cree- deberán vérselas con magos, dragones, robles hechizados… Atraviesan el siniestro país de Oscuria, y en su viaje descubrirán que a veces lo desconocido, que imaginamos maligno y temido, no lo es tanto, y que aquellos que parecen “buenos”, en ocasiones, no son de fiar.

Un libro que abre las mentes, con preciosas digresiones sobre la magia del lenguaje… (A partir de 12 años).

EL REY DE KATOREN , de Jan Terlow (El Barco de Vapor, editorial SM)

Este clásico de la literatura sueca me trae por el camino de la amargura… ¡No recuerdo a quién se lo presté!

También te puede interesar:   Restó en museos: la nueva moda de comer entre el arte

El imaginario de Jan Terlow es absolutamente único: iglesias que caminan solas, magos que roban lo más preciado de una casa una vez al año, aves chillonas que dejan sordas a poblaciones enteras. Una avalancha de imaginación que escapa a todas las tradiciones y crea un país muy singular, Katoren.

En él, un chico debe superar siete pruebas para llegar a ser rey; sí, un tópico, pero las originales pruebas y el fantástico buen hacer del autor lo convierten en una experiencia inolvidable. (A partir de 12 años)

CUANDO HITLER ROBÓ EL CONEJO ROSA, de Judit Kerr (Editoriales Alfaguara y Santillana)

Ahora que anuncian a bombo y platillo El niño de pijama a rayas, aprovecho para recuperar esta encantadora y hermosa novela, también encuadrada en el ascenso del nazismo en Alemania y Europa.

Anna es una niña que debe abandonar, junto a sus padres y su hermano mayor, Alemania, cuando Hitler llega al poder. Su padre es un intelectual contrario al nazismo, y, así, se convierten en refugiados. Para Anna es una aventura viajar de país en país: ella quiere ser escritora y ha leído que todos los grandes escritores tienen infancias desgraciadas.

Hay momentos divertidos en su viaje, y, por supuesto, algunos un poco menos, todos narrados en una prosa detallista que observa, desde los ojos de un niño un mundo difícil de comprender, incluso para los adultos. El libro está basado en las propias experiencias de la autora, que -finalmente- se hizo escritora y vive en Londres. (A partir de 11 años)

JIM BOTÓN Y LUCAS EL MAQUINISTA, de Michael Ende (Noguer Ediciones)

Todos conocemos las obras más famosas de Michael Ende: La historia interminable y Momo, ambas magníficas. Ésta saga no es tan conocida en nuestro país (aunque sí en Alemania) , tal vez porque está pensada para niños más pequeños. Y, sin embargo, es también una pequeña joya.

También te puede interesar:   'Up in the air', lo nuevo de Jason Reitman

Jim es un joven huérfano que llegó de forma extraña a la pequeña isla de Lummerland -es tan pequeña que sólo caben tres casas y el palacio del rey. Junto con su amigo Lucas, el maquinista, emprenden un viaje por mar en locomotora, en el que llegarán a una increíble China de árboles transparentes, niños de niños (algunos tan diminutos que caben en un dedal) y maestros tallistas de marfil.

De allí viajarán al país de los dragones, donde encontrarán la ayuda de Nepomuk, el medio-dragón, y, por supuesto, del gigante-aparente y… bueno, queda clarísimo que el torrente de fantasía de Michael Ende es tan burbujeante y abrumador como siempre. Un libro sencillamente fascinante, junto con la segunda parte, Jim Botón y los trece Salvajes, en el que deben viajar al País-que-no-puede-existir para conocer el origen de Jim. (A partir de 8 años)

Ya sabéis, si decidís regalar alguno, no olvidéis leerlo también vosotros: os van a encantar.

  • De los libros mencionados, Diana, sólo he escuchado sobre el escritor sueco, Jan Terlow, pero no he leído el libro que mencionas. Me será fácil conseguirlo, pero para el próximo año. ¡¡¡Feliz Año!!!

  • Ana Alvea

    Originales sugerencias, qué fácil dejarnos arrastrar por la llamada ” literatura infantil” y divertirnos con ella, también compensa las lecturas más ” adultas y graves”. El problema es la publicidad mediática, los pequeños quieren los libros famosos, los que se llevan al cine, pero está bien contradecirlos, les damos la posibilidad de conocer otras cosas y no dejarse tanto influir. FELIZ 2008, que lo desconocido te sea grato,agradable y gratificante.

  • Isabel Mallen

    ¡Qué libros más interesantes Diana!. Seguro que son también para adultos, ¡si los niños de hoy nos dan mil vueltas!.
    Estos días he releído “El curioso incidente del perro a medianoche” y he disfrutado mucho más que en la primera lectura. Pienso que es necesario releer, aunque tengamos poco tiempo para hacerlo.

  • Ayer mismo me releí “El Rey de Katoren”, de un tirón, por la noche… Mi amiga Carmen (aficionada también a la literatura infantil y juvenil como yo) me lo devolvió.
    Resulta que se lo presté la última vez que estuvo aquí y vive en Alemania 😛 ¡Qué bien que estaba en tan buenas manos!

  • Raquel Moreno

    Recuerdo haber leído de niña Cuando Hitler robó el conejo rosa y me encantó.

  • Paloma

    leí de pequeña doneval y favila y me encantaron. Te enganchan de principio a fin, no son solo libros de aventuras para niños, sino también para los no tan niños. Prueba de ello son las conversaciones que mago y bruja tienen sobre la magia, sombras e ilusiones de la mente. Además contiene un montón de elementos de la mitología celta, como el tema de la Cacería Salvaje o la típica espada mágica, que como Excalibur guía el destino del héroe. Lo que más me gusta, el primer libro, cuando narra el viaje a través de Oscuria.

  • Cuánto tiempo hace que publicaste este artículo! Sin embargo, no puedo dejar de escribir que me llamó mucho la atención, porque precisamente me parece que falta mucha información a la hora de comprar un libro para niños y sí hay mucha publicidad mal dirigida. Agregaría a tu lista un montón de libros, por supuesto, hay grandes obras universales para los más pequeños, pero me atrevo a agregar La Edad de Oro, de José Martí y Matilda, de Roal Dalh. Ya en mi blog he recomendado Cuentos y estampas, de Suteiev y si sigo, haría interminable la lista. Gracias por la intención de ir a donde pocos van.

  • Luis

    Doneval fué la obra que me abrió el camino de la literatura fantástica con 9 o 10 años, de ahí a El Hobbit, que también es muy fácil de leer para un niño y seguido de mi primera vez con El Señor de los Anillos.

  • Laura C-

    yo me he leido el de ‘cuando hitler robo el conejo rsa’ es super bnito!!! =D