Tengo que reconocerlo. No se me había ocurrido que las gallinas pudieran tener sus casas de lujo. Y es que vale, estamos acostumbrados a ver todo tipo de objetos y complementos para nuestros perros, incluso para gatos, pero, ¿las gallinas?

Pues mira por dónde, resulta que también tienen gallineros de primera. Y es que pensándolo bien, ¿quién ha dicho que no puedan tener sus lujos?

La verdad es que no hay más que ver el gallinero en cuestión para imaginarse lo bien que deben estar las gallinas en cuestión… Se trata de un diseño de Frederik Roijé.

Aquí tienes unas fotos, ¿qué te parece?

Vía| Design-milk

También te puede interesar:   Patek Philippe, un reloj más que lujo