-

La Supercopa de España es para el Madrid

victoria del madrid en la supercopa de espana ante valenciaEl partido entre el Madrid y el Valencia siempre está cargado de emoción y de tensión, y para uno que estaba siendo tranquilo, porque no habían muchas patadas ni jugadas de presión, pero ahí apareció Iturralde para cambiar este signo, ya que expulsó a Van der Vaart en una entrada que era dura pero se tenía que haber saldado con una tarjeta amarilla, después con otra roja para Van Nistelrooy y otra que no enseño a Albiol, pero todo esto sirvió para que el público se echara a animar y el equipo tirara del orgullo, marcando tres goles con dos jugadores menos y el otro con uno menos.

En los primeros minutos el Valencia tuvo el balón y el dominio del balón, con un Albelda sensacional en las funciones de cortar balones y un Silva muy crecido que quería llevar el esférico arriba, pero con mucha cabeza y eso hacía que el Madrid fuera detrás del balón y se desesperada, aunque el peor momento llegó con el gol del canario, y es que rompía todo el esquema que había puesto Schuster en el campo y la cosa fue peor con la tarjeta roja del holandés.

La tarjeta roja tan solo sirvió para activar al público que se encontraba en el Bernabéu, que estaba muy apagado durante todo el primer tiempo, pero se tiró contra el árbitro y activó las ganas de los jugadores que estaban en el campo, además todo eso se unió con el gol de penalti de Van Nistelrooy, y una mala decisión arbitral, porque si pita once metros tenía que expulsar por la mano de Albelda, ya que una mano dentro del área y si evita un gol es roja directa y no amarilla.

También te puede interesar:   Negredo sentencia la eliminatoria copera
También te puede interesar:   Nuevo trabajo para Ferrari

Aunque el momento importante de Iturralde llegó con la doble amarilla de Ruud Van Nistelrooy, puesto que Baraja hizo una simulación increíble, cosa que tendría que ser sancionable para el centrocampista del Valencia, y dejó al Madrid con nueve, y cuando minutos antes Alexis le hizo una entrada sin balón a Raúl parando el contragolpe.

En esos minutos locos, Robben se lució comiéndose al lateral y provocando dos corners, y eso que estaba él solo contra el mundo, y en uno de esos marcó Sergio Ramos, después de un remate al larguero de Diarra, así que con nueve hombres el equipo blanco le dio la vuelta al marcador, estallando el campo.

El éxtasis llegó con el golazo de Rubén De La Red, ya que con sangra muy fría y de unos 25 metros la colocó en casi la escuadra de la portería valenciana, y eso a falta de cinco minutos, con eso Guti seguro que se enfriaría algo ya que salió muy cabreado con el cambio, y lo rubricó Higuaín, que siempre marca en estos partidos épicos, con un gol de astucia porque apareció en una cesión de Alexis, que el argentino se fue del portero y marcó a puerta vacía.

A falta de un minuto Morientes ponía más emoción, en un despite de la defensa blanca, en especial de Drenthe que se despitó y no tiró la línea de fuera de juego y dejó que el delantero del equipo ché pusiera el 4-2 en el marcador, pero la remontada no fue posible.

Lo último...