“La reina de los Esclavos” de Ange Guérin

Mirakani ordena a un creciente ejército de esclavos rebeldes. Está preparada para la guerra, pero ¿contra quién? ¿Debe unir sus fuerzas con el cruel Laosimba y con el traidor de su marido? O preferirá aliarse con el ambiguos sakas? Arek ha acumulado masas cuentas pendientes y los lectores de almas tienen en él su primer objetivo. Si consiguen capturarlo y sacarle cierta información, Laosimba tendrá en sus manos por fin, la clave para erigirse líder único de los pueblos libres.

En este caso, por otro lado, la invasión de los sakas será imparable. Pero el advenimiento de una nueva religión, la religión de la Diosa Ayesha, la salvadora de los humillados, puede llegar a ser el enemigo más peligroso de todos. Con esta novela llegamos a la final de la trilogía de la leyenda de Ayesha, la cual comenzó con El camino del trono y continuar con la Amenaza del desierto.

Esta última parte del viaje a la libertad se centra en dos partes, la primera “al otro lado de las montañas” donde los personajes hacen y deshacen alianzas con finalidades muy diversas y continúan su viaje lleno de peligros para poder llegar a la ciudad de Reynes, nombre que recibe la segunda parte de la novela y donde se hará más plausible que nunca la lucha de poder, la sed de sangre y venganza.

Pero lo más peligroso de todo, es un enemigo invisible que se ha aferrado con uñas y dientes en el corazón de todos aquellos esclavos que buscan la libertad y de todos aquellos hombres libres que no se piensan someter a la voluntad de un nuevo líder. Este nuevo enemigo es la fe, ya lo dicen, la fe mueve montañas, pero ¿y si todo es un engaño, si lo que el pueblo cree no es lo que parece?

¿Cómo puede una persona luchar contra la idea de una divinidad aunque sepa seguro que es errónea? Por desgracia la Mirakani descubrirá que a veces una mentira que une y calienta el espíritu es mejor que una verdad que puede destruir la esperanza.

Creo que de las tres partes, esta es la más profunda y la más simbólica, hay un cierre de la historia poco esperado, pero plausible. A mí me sorprendió pero quizás era la única manera de unir el espíritu de la Mirakani con Ayesha.

Una novela donde las aventuras, la ficción y la espiritualidad bailan un buen compás con la cruz de la moneda: la ambición, el poder y la esclavitud. Muy recomendable para cualquier edad, aunque ideal para los aventureros.