La Reina de África: Una reina y dos reyes.

La Reina de África: Una reina y dos reyes. 9
En el cartel del dvd de La Reina de África que tengo en mis manos se anuncia a bombo y platillo que se trata de la mayor aventura que un hombre (con una mujer) haya vivido nunca. Hombre, aunque la película pertenece indudablemente al género de aventuras, precisamente lo que es, es una atípica película de este género.

La he vuelto a ver, porque es una de esos filmes que he visto muchas veces, y desde luego no cambia mi opinión de que es lo mejor que hizo John Huston nunca. Huston, capaz de lo mejor y de coñazos de primera clase, consigue aquí un equilibrio perfecto entre el interés -dramático- de la historia, y la comicidad de las relaciones humanas que pueden llegar a producirse entre personas de muy diferente procedencia y cultura, con diferentes visiones de la vida.

La Reina de África: Una reina y dos reyes. 10

A nadie se le escapa que el ochenta por ciento del mérito de este título mítico, pertenece por derecho propio a una impecable Katharine Hepburn y a un inmensurable Humphrey Bogart, alejadísimo de sus papeles de detective o de ganster, y encarnando a un pobre hombre, borrachín y sin ambiciones. No en vano recibió un premio oscar al mejor actor protagonista en 1952.

El argumento se sacó de una novela del escritor inglés C. S. Forester titulada igual. Novela que por supuesto no he leído ya que nunca me ha llamado demasiado la atención este escritor conocido sobre todo por novelas ambientadas en el mar y la navegación; nada que ver -por cierto- con E.M. Forster del grupo de Bloomsbury y con quien siempre le confundo.

La Reina de África: Una reina y dos reyes. 11

El texto ambientado en la Primera Guerra Mundial que en realidad lo que cuenta es la historia de un viaje difícil, lleno de vicisitudes e incómodas contingencias; pero, como dije antes, donde el protagonismo acaba siendo asumido por la pareja principal, su complicidad y credibilidad.

Para concluir recomendar vivamente que, si alguien no la ha visto todavía, cosa que dudo, pues eso, que la vea. En concreto si son actores o actrices, bisoños o no, que en esta vida siempre se puede aprender, aunque ya dominemos un arte o disciplina. Que es una delicia, de verdad de la buena.

Ir arriba