La Reflexión sobre el Tour (parte IV – organización)

Cuando hablo de organización, me refiero a la colocación de las etapas, a los kilómetros y por supuesto al famoso pinganillo, algo que puso a los ciclistas y directores de equipo en contra y que acabaron ganado la guerra, a un Tour de Francia que ha perdido algo de poder en este aspecto.

Está claro que al Tour le ha faltado algo más de montaña, sobretodo finales en alto donde el espectáculo fuera mayor, por supuesto lo poco que ha habido ha sido espectacular, sobretodo hay que aplaudir la etapa del Mont Ventoux, donde hubo una guerra entre todos por conseguir subir escalones en la clasificación general, además de ver como los derramajes de Andy Schleck eran respondido una y otra vez por Alberto Contador.

Los sprints han llegado a ser aburridos porque Cavendish ha ganado todos, pero lejos de eso las etapas rompepiernas, también han sido algo escasas, y las escapadas no han llegado a su fin, aunque esto también ha sdio culpa de un equipo como Colombia.

Sobre las contrarrelojes pienso que han sido perfectas, quizás un poco más de kilómetros en la última, pero por la de equipos, pienso que siempre debe existir en el tour de francia, porque es espectacular, además demuestra también quienes son un bloque y quienes no, en resumen, ha faltado más montaña para ver a los líderes en problemas.

También te puede interesar:   ¿Dónde está el espectáculo en este Tour?