La Invasión de Kraken

En el mundo Warhammer, el nombre de Kraken es conocido por ser el segundo Tiránido de la Flota de Enjambres que consiguió invadir la Galaxia, además de por ser el responsable de que estallase la Segunda Guerra Tiránica, en el año 993.

Kraken comenzó su invasión alrededor de unos 250 años después de que se produjese la última Guerra Tiránica y la posterior aniquilación de la flota de los enjambres Behemoth. Y es que durante mucho tiempo se habían instalado unas tropas armadas en el sureste de la galaxia, pero rápidamente los administradores tomaron medidas.

Release_the_Kraken_by_GENZOMAN

Pero cuando la mayoría de poblaciones empezaron a explotar en rebeliones, ataques terroristas, batallas, saqueamientos, etc, los fieles tomaron la medida de quitar la vida a todas las personas que estaban colaborando a esta devastación, a la vista de todos en un campo armado. Los nombres de los mundos que eligió Kraken para atacar fueron Sotha, Miral, Graia y Radnar. 

Entonces, la Inquisición pasó a ser considerada como un tema de contradicción, por lo que rápidamente se llevó a cabo una investigación para tratar de encontrar el misterio. Pero esto no acaba aquí, ya que se comenzó a hacer purgas en todo el Imperio, pero mayoritariamente en la Tierra, teniendo a los que habían sido sospechosos de traición como principales objetivos.

Lo que pasó después todos nos lo podemos imaginar, pero no fue nada bueno. Aquí tenéis las batallas más conocidas de Kraken; La Batalla de Ichar IV y la Batalla de Lyanden.

Las guerras entre este tipo de bestias era algo de lo más comun a lo largo y ancho del viejo mundo. Todo parece indicar que eso es algo que no vaya a cambiar nunca puesto que todos los seres desde esa época a la actual han manifestado comportamiento bélicos que parece que no tienen intención de hacer desaprecer de sus cabezas.

También te puede interesar:   Unidades voladoras de Warhammer (parte III)
Artículo anteriorConcluye el I Congreso Internacional de Hidratación organizado por Coca-Cola España
Artículo siguienteBugatti y sus hebillas de 60.000 euros