Javier Fernández quedó décimo cuarto en la final de patinaje sobre hielo

0
1292

Javier Fernández terminó en 14ª posición en la final de patinaje artístico masculino tras interpretar a un fantástico Jack Sparrow al que copió incluso sus gestos más característicos. El joven patinador de 18 años debutó por todo lo alto en unos juegos olímpicos clasificándose para la final y codeandose con campeones mundiales como el ruso Plushenko.

Los nervios le traicionaron al comenzar los primeros compases de la Banda Sonora de Piratas del Caribe y cayó en su primer cuádruple, «La verdad es que salí al hielo muy nervioso, porque en el calentamiento previo me había salido todo fatal, me caí intentando hacer el cuadruple y eso me puso muy nervioso», aunque fue la única pega que podemos tener porque después se creció para hacer un ejercicio cada vez mejor que tuvo su colofón en los últimos segundo con movimientos fuertes y rápidos que terminaron cuando enfundó la espada. Fue el primer patinador de la noche que arrancó los aplausos de los espectadores del Pacific Coliseum en sus series de pasos y piruetas, que adornó con algunos gestos que nos recordaban al singular pirata.

Según manifestó al salir de la pista. «Estoy muy contento, El programa largo no me ha salido todo lo limpio que debería, he comitido algunos fallitos, pero no me puedo quejar. Son mis primero Juegos y voy a acabar entre los 15 mejores».

«Una experiencia inolvidable», así define Javier sus primero Juegos de Invierno. Vuelve satisfecho con la satisfacción del deber cumplido ya que su objetivo era entrar en la final, y con la fuerza para preparar su próxima participación, dentro de cuatro años, en Sochi 2014.