Iron Man 3, espectacular y cumplidora

Robert Downey Jr. está pasando por uno de sus mejores momentos laborales. Atrás quedaron los años ligados al consumo de drogas, ahora el actor está en un papel que parece hecho a medida para su personalidad: un hombre rico y decidido, bastante fanfarrón pero con esencia de héroe.

Iron Man 3 sigue teniendo el sentido del humor socarrón de las dos primeras entregas, pero también ha crecido y es un proyecto más ambicioso y serio, influenciado por el estilo que le imprimió Joss Whedon a Los Vengadores.

Iron Man 3

La actuación de Ben Kingsley en el papel del clásico villano El Mandarín es muy adecuada y le imprime una gran personalidad a un villano que a veces parece desdibujado por el planteamiento de la cinta.

Si bien la trama no es tan sólida como la de Los Vengadores, lo cierto es que el director Shane Black logra una cinta espectacular desde lo visual y muy entretenida. Los puntos flacos de la cinta están en la seriedad que intenta imprimirse en el personaje. Robert Downey Jr. es muy bueno para sacar a la luz el aspecto más cómico de Tony Stark, pero cuando hay que ponerse serios es un tanto sobreactuado. No por sus habilidades como actor, sino por la intención de hacer la trama mucho más grande de lo que realmente es.

Iron Man 3

Iron Man 3 es una excelente película, su escena post-créditos es impagable y la adaptación del universo Marvel es perfecta, pero carece de algunos errores. ¿Por qué no llama en ningún momento a los demás Vengadores para pedir ayuda? ¿Por qué hay tantos excesos de situaciones trilladas cuando una cinta tiene 60 millones de dólares en presupuesto?

Aún así, los combates están muy bien logrados y visualmente es la mejor película de Iron Man de la trilogía. ¿Todavía no fuiste a verla?

Ir arriba